21/11/16

Historias de vida 4: de Hamburgo a Rostock

Como les he contado, el master que hice fue de movilidad, por lo que viví en Bélgica, Francia y Alemania, y como hice mis prácticas en Hamburgo, luego me tuve que mudar nuevamente para ir la ciudad donde quedaba mi última universidad: Rostock.

Esta mudanza comparada con las otras dos, fue la más desorganizada, porque no pude irme directamente a la residencia nueva sino que tuve que hacer algunas estaciones antes de poder hacer la mudanza final. Primero tuve que desocupar la habitación en la que vivía el 30 de octubre, porque el dueño regresaba de sus vacaciones en México y obviamente no podía dejarme viviendo en su habitación por más tiempo.

Entonces la empacada de todo se hizo un poco eterna porque estaba sola, pues Álvaro estaba en otra ciudad. Además tenía bicicleta de montaña nueva, sumando al encarte inicial. Entonces la mayoría de las cosas las pude dejar en casa del chico alemán mientras podía mudarme a Rostock (la residencia estaba reservada para unos días después), así que tenía que buscar una solución de estadía por los días que me quedaban.

Mi amigo ruso también se estaba quedando en Hamburgo, así que me ofreció su casa por un par de noches para poder tener donde dormir. Luego me fui a Rostock en bus y llevé  un par de maletas. Afortunadamente allí ya se encontraba una de las chicas del master (la de Myanmar) y sería mi compañera de apartamento - pero no en la misma habitación, gracias a la virgen de Guadalupe! Entonces ella reclamó mis llaves y yo llegué tarde en la noche para instalarme.

Esta vez me faltó previsión y no empaqué más que la ropa necesaria para unos días y algunas chaquetas, pero nada de ropa de cama, así que esa noche tuve que arroparme con chaquetas y una sábana que me prestó otro de los amigos que ya había llegado. Al día siguiente fuimos la birmana y yo a Ikea para comprar algunas cosas que necesitábamos las dos (ollas, platos, cubiertos, sábanas y cosas así), y pues aprovechando que compartíamos apartamento, sólo compramos lo necesario para compartir y así salía más barato.

Luego regresé a Hamburgo porque decidí tomarme unos días de descanso (ya que los cursos sólo comenzaban a mitad de mes y yo ya había terminado mi trabajo). Me fui a Italia! Allí estaba haciendo sus prácticas mi amigo argentino y coincidencialmente lo visitó también el venezolano, entonces armamos la rebelión. Mentiras. Estuvimos juntos ese fin de semana en La Spezia, tomamos algunas cervecitas, fuimos a Cinque Terre, caminamos por la ciudad y no hubo gran cosa, porque el argentino aún debía terminar su trabajo. Así que yo me fui a Florencia y luego regresé a Kiel (al norte de Hamburgo) para esperar a que Álvaro terminara su pasantía, ayudarle a empacar y salir desde allí hacia Rostock.

Olvidé decir que el día que me fui a Rostock sola, recibí una llamada a mi celular. Era Álvaro. Me pareció extraño porque siempre nos escribimos para ahorrar minutos. Contesté y me dice: "no me vas a creer lo que ha pasado..." dicho eso, yo ya sabía qué había pasado, pero dejé que me lo dijera ..."me han robado la bici". Yo no sabía qué decir. Tenía rabia, tristeza y un montón de sentimientos encontrados porque se lo había advertido! Pues después de las bicis que nos robaron en Nantes, ambos decidimos comprar bicis de montaña de gama media. A él le duró aproximadamente dos meses. Yo nunca dejé mi bici afuera cuando estaba en Alemania, de hecho tenía que subir hasta el piso 3 todos los días en mi casa de Hamburgo y sin ascensor (en Europa el primer piso es el cero), y si no había otra opción, le ponía doble candado en la calle. Pero Álvaro la dejó fuera un par de noches, dando papaya, y los ladrones no rompieron el candado de la bici: rompieron la barra de la jardinera donde estaba amarrada!

Entonces cuando fui a Kiel después de Italia, el pobre Álvaro estaba muy triste porque había perdido su bici casi nueva. Y yo, como siempre, no pude quedarme callada y le dije que era su culpa, haciéndolo sentir peor. Sin embargo, a pesar de que sabemos que no podemos dejar las bicis en la calle, es totalmente injusto que la gente se aproveche. Yo me sentí muy mal por haberle dicho eso, él tampoco la dejó ahí para que se la robaran, obviamente. Empacamos las cosas y alquilamos un coche para el viaje. Teníamos que pasar por mi antigua casa para poder recoger mis maletas y mi bici, así que lo hicimos y ya cuando entró la noche inició el viaje de 185 km hasta nuestra nueva casa.

Como ya habían pasado unas horas desde que empezamos el viaje en Kiel, yo tenía mucha hambre. Entonces cerca a Lübeck paramos en una gasolinera para comer algo, aunque fuera una hamburguesa de Burger King, porque nos faltaban un par de horas para llegar y seguramente en Rostock no íbamos a encontrar nada abierto a las 10pm.

Cuando seguimos nuestro camino y estábamos muy contentos de ver luces de la nueva ciudad, yo me di cuenta que algo me faltaba. Soy una tonta, después de una hora más de camino vengo a darme cuenta que dejé mi bolso en el Burger King. Qué hacemos a las 10pm en carretera en una ciudad que no conocemos? Decidimos entrar a una nueva gasolinera y ver si nos podían ayudar. La señora no hablaba inglés, así que me tocó sacar a relucir mi alemán y hacerme entender como fuera. En mi bolso estaba mi vida! (pasaporte y tarjetas de banco). El problema era ahora encontrar la gasolinera en la que nos habíamos detenido a comer, en ese momento nuestras mentes se bloquearon y no recordábamos qué tan lejos de Hamburgo había sido.

La señora nos mostró en un mapa las opciones que teníamos, así que llamamos a las que habían abiertas y en ninguna habían encontrado mi bolso. La única opción era devolvernos. Yo sólo pensaba que había sido muy cerca de Hamburgo, entonces tendríamos que hacer por lo menos otros 300 km de recorrido para ir y volver, por lo que el precio de renta del coche se nos iba a subir un montón. Pero yo lo iba a asumir, era mi culpa al fin y al cabo. Después de lo que le dije al pobre Álvaro, ese era mi karma.

Sólo quedaba un Burger King abierto a esa hora en la carretera, y entonces llamé para que no nos cerraran antes de llegar. Les dije que había perdido mi bolso, lo describí y lo que tenía dentro. Era el mismo al que había llamado la señora unos minutos antes, pero esta vez me dijo que sí había un bolso y ya había llamado a la policía para entregarlo. Le pedí que por favor me esperara y al llegar me lo entregó. Es increíble que todo lo que tenía en el bolso estuviera intacto. Incluso el dinero. El chico llamó a la policía para cancelar la llamada anterior y nosotros seguimos el camino después de un café.

Al final no llegamos a las 10 pm, sino a la 1 am. Con más de 50km extra en el coche rentado y fatigados, sobre todo Álvaro que tuvo que conducir todo el tiempo.

Yo aprendí mi lección: cierra la boca, que el karma es muy cruel. Y nunca pierdas de vista tu bolso.

Este un video que hicimos para reirnos un poco en Rostock. La idea era golpear con una bola de nieve la ventana de la chica de Myanmar...pero golpeamos la de alguién más...
ver video


21/10/16

Si, yo soy del país de las payasadas

"I come from Colombia" - "Oh yeah? so, what's the problem there? why are you guys every day in the news?" - "Because we are stupid" - "Yeah, I really don't understand how could the NO win" - "Me neither".

Este mes lo comencé con una ilusión tremenda al pensar que por fin mi país iba a poner en práctica lo pactado en la Habana, porque parecía lógico que el pueblo apoyara los acuerdos y al final todos (bueno, casi todos) podríamos terminar contentos (aunque fuera en un futuro muy lejano).
El 2 de octubre me trasnoché para esperar el resultado del famoso plebiscito que convocó nuestro "adorado" presidente juanpa - porque estar en el otro lado del charco le agrega 7 horas a mi reloj.
Los días (meses) anteriores al 2 de octubre, todo el entorno colombiano se había reducido a dos posiciones: SI o NO. Y como siempre, los colombianos tan buenos que somos para tomar partido en decisiones políticas (jummm), nos polarizamos de manera extrema y aberrante. Sí, nos polarizamos, todos. No fueron sólo el del NO, porque sino no habría polarización.
Entiendo las posiciones de las personas que no querían dar su apoyo a los acuerdos después de leer y estudiarlos (o por lo menos que alguien se los explicara). Entiendo que algunas víctimas no hayan querido "perdonar" lo que ese grupo guerrillero hizo a sus familias. Entiendo que quisieran impulsar un nuevo acuerdo en el que el pueblo pudiera participar con ideas y avalar cada punto. Pero lo que no entiendo es que haya tantos, pero tantos colombianos, que se dejaran convencer por cuentos tan estúpidos como que "Colombia se va a volver Castro-chavista", "es que seremos la próxima Venezuela", "es que las FARC nos van a gobernar", "es un acuerdo pactado con el diablo", "es que fomenta la ideología de género"...y tantos otros cuentos (perdón la expresión) "chimbos" que se dejaron meter. Perdonen que les diga queridos amigos, pero son unos imbéciles que se dejan convencer con cualquier payasada (porque hasta el mismo director de campaña del NO admitió que usaron mentiras para convencerlos). Y también me atrevo a decir que usted, amigo que creyó esos cuentos y ahora me está leyendo, seguramente votó por Uribe en sus dos elecciones y por Santos en la primera, y muy seguramente todavía apoya al dotor Uribe y su elenco de payasos....y no le da pena. Usted, amigo creyente -de la doctrina Ordoñouribista- es el culpable de que en el país hayamos pasado por unos gobiernos tan indeseables como los que han venido y los que vendrán.
Pero usted, gran pendejo, no es el único culpable de que el NO haya ganado (si es que a eso se le puede llamar una victoria). También son culpables la gran cantidad de egocentristas y agrandados que apoyaban el SI y se convencieron de la victoria sin siquiera salir de su casa a votar. Esos son más culpables que usted. Esos que se llenaban la boca diciendo las ventajas del acuerdo, e incluso aceptaban que muchos puntos tal vez no eran perfectos. La culpa de que en Colombia se diera el segundo caso "Brexit" del año es de esos tantos millones de personas que estando facultados para votar, simplemente no lo hicieron. Yo hago parte de ese grupo. Y sí, puede que muchos como yo no hayamos podido votar porque el gobierno no permitió el registro de cédulas en el exterior, pero también les recuerdo que en el extranjero el SI arrasó las votaciones.
Ya habiendo dicho lo dicho (y si usted está enojado, es porque creyó esos cuentos y ahora no me eche la culpa a mí), solo quiero escribir que a mí se me llenaba el pecho al decir que soy colombiana, hasta ese día. Ahora simplemente me da pereza explicar el tema a la gente, porque no es posible entenderlo, porque no cabe en la cabeza de una persona razonable que en mi país estén pasando cosas de ese nivel. Es más increíble aún que haya tantos lazos familiares y amistosos que se rompieron por culpa de ese tema. No les da vergüenza? En los grupos de whatsapp y conversaciones de facebook o cualquier red, ese fue el tema más caliente (y lo sigue siendo). Si eres mi amigo y apoyabas el NO, seguramente te acuerdas de cuántas veces intenté explicarte los beneficios del acuerdo sin necesidad de pelearnos y mandarte a freír espárragos - o teniendo discusiones basadas exclusivamente en el tema, sin necesidad de trascenderlo. Es muy probable que aún seamos amigos, a menos que ya no lo seamos y yo no lo sepa (que eso puede pasar también dado el nivel de inmadurez que tenemos los colombianos). Amigo del NO (el que no votó siguiendo las mentiras mencionadas), usted me cae bien, usted no es un borrego, haga valer la susodicha victoria con propuestas de valor, que de verdad nos lleven a una "paz estable y duradera".
Uno de los grandes argumentos en contra del proceso era que si ganaba el NO, a Chuky no le darían el premio NOBEL de la paz. Perdón que me ría - JA JA JA- me parece que alguien les ha restregado el maldito premio por las narices. A ver amiguitos, empecemos por algo muy sencillo: Noruega es uno de los paises veedores del proceso de paz en la Habana, el premio Nobel se entrega en Noruega. Blanco es, gallina lo pone: y no es el huevo - es la mermelada. Ay, amigo usted votó al NO con ese argumento? Pues usted también es un pendejo - perdón por decirlo tan directamente.
La segunda gran payasada del año: premio nobel de la paz a Juan Manuel Santos. Qué vergüenza. "Agacha la cabeza, que nadie vea tu cara de colombiana". A ese señor le digo, como lo escribí algún día en mi carelibro (facebook pues): por favor demuestre por qué se ganó el tan codiciado premio, haga valer su palabra y el esfuerzo que ha hecho para lograr unos acuerdos medianamente buenos. Es más señor presidente, por qué hizo el plebiscito? usted no tenía la necesidad de hacerlo y se dejó tentar por el reto de su oponente (con muchas ganas de ganarle nuevamente) y ahora se quedó con las manos atadas. La única cosa que estaba haciendo bien, y deja que se caiga como un castillo de naipes. Yo no me acuerdo del plebiscito que hizo Uribe cuando desmovilizó a tanta gente que dice que desmovilizó (que dizque por eso él se merece el Nobel, jajaja qué risa me da eso hombre, qué buen chiste), ni tampoco me acuerdo de haber leído el acuerdo. Ah ya sé! es que no hizo plebiscito ni tampoco hizo público el acuerdo, qué inteligente ese señor!
Ahora, durante estas semanas, los tales ganadores del plebiscito han tenido que ir presentando las propuestas para la tal re-negociación. Ah, pero como ni ellos se esperaban ganar, se quedaron con un papel en blanco porque no podían proponer sobre mentiras! Entonces hicieron la de la señorita Antioquia: queremos el mismo acuerdo pero en el sentido contrario. El CD debería desmantelarse, es un grupo que le hace más daño a la sociedad que la misma guerrilla. Además proponen impunidad para los culpables de falsos positivos y a quienes compraron tierras adquiridas ilegalmente. Eso sí que es "paz sin impunidad" señores!
Vamos a hablar de otro de los argumentos del NO. Si no se a prueba el acuerdo, no habrá reforma tributaria, porque de ahí es de donde van a sacar el dinero para el post-conflicto. Ya no me puedo reír. Vieron la reforma que nos van a clavar? El presidente que firmó sobre mármol en frente del señor Mockus (mi candidato a la presidencia) que no iba a subir los impuestos. Bravo! Otra victoria más para los que creen en las mentiras de los políticos de siempre! Cómo creen que se va a pagar la mermeladita del proceso de paz - salga o no aceptado por el pueblo? El déficit que está dejando este presidente debe solucionarse políticamente, no sometiendo al pueblo. Por ejemplo bajando el salario a los congresistas (entre ellos el de el-que-no-debe-ser-nombrado), o incluso limitando los cupos del congreso a la mitad por ejemplo.
Si, yo soy del país de las payasadas. No es mi culpa. Por eso trato de hacer lo mejor que puedo en el exterior para que el nombre de mi país quede un poco más limpio.
Pero en Colombia eso también es delito. A los que nos vamos a buscar un mejor futuro educativo (para, tarde o temprano regresar y aplicarlo donde nacimos) nos tratan de apátridas. Dicen que nos creemos de mejor clase porque salimos del país - y tal vez queremos buscar ser mejores, sí. Algunos incluso con sus arengas insinúan que no deberíamos regresar. Y por eso, señores, es que el país no progresa. Porque no dejamos que la gente salga, pero peor aún, no los dejamos volver.
Pienso volver? No tengo respuesta a esa pregunta ahora mismo, porque amigos míos, irse es muy difícil, estar en el extranjero es un infierno muchas veces, pero volver...volver es la decisión más difícil de tomar cuando ya no perteneces a ningún lado.

28/9/16

Lecciones aprendidas en Europa, parte 10 (El saludo y la vivienda)

Hoy voy a hablar de un par de temas que me han atormentado desde que llegué a Europa: cómo saludar a la gente y conseguir un buen lugar para vivir.

Como digo es un tema repitente y perseguidor porque resulta que en cada país es diferente debido a la gran variedad de culturas y mezclas que existen. Por ejemplo, al llegar a Bélgica me alegró en cierta manera que la gente se saluda de beso en la mejilla, tal como nosotros en Colombia, sin embargo también los hombres se saludan de beso. Si, los machistas somos nosotros, que nos da fastidio cuando dos hombres se saludan de beso, pero en muchas culturas alrededor del mundo es completamente normal.

En Francia, que fue el segundo país en el que viví, el saludo depende completamente de la región, del tipo de persona y de las ganas de dar besos prácticamente. El saludo normal son dos besos (también hombre con hombre, mujer con mujer y del mismo modo en el sentido contrario), sin embargo, si es una situación especial, si la persona lo desea o si simplemente es de otra cultura, son 4 besos (4 besos!!! es que mientras saludas se te acaba el tiempo de visita!).

Cuando llegué a Alemania fue un poco estresante el cambio, pues si, tal como se lo imaginan, los alemanes son más fríos y con eso no quiero decir que no sean buenas personas, simplemente el contacto físico no es muy normal si no hay la confianza. El día de mi cumpleaños por ejemplo (creo que esto ya lo escribí antes), cuando llegué a mi oficina y se enteraron que era mi cumpleaños, la felicitación de casi todos fue dándome la mano (en el momento en que yo más quería que me abrazaran), entonces les tuve que decir que me abrazaran por favor, fue bastante incómodo, si. A medida que fue pasando el tiempo y cogiendo confianza con los más cercanos, me di cuenta que si saludan de abrazo.

Luego me fui a España y otra vez el choque de saludar de doble beso a todo el mundo (pero allá no es hombre con hombre, sino más bien como Colombia pero con dos besos). Los españoles son tal como nosotros (excepto por el acento) en cuanto al contacto físico y relaciones interpersonales. Al final me acostumbré más a eso y me quedó gustando.

Ahora hablando de la vivienda, ese sí que es un tema difícil en Europa. Si vas a una ciudad por menos de un año, necesitas buscar un lugar para vivir diferente a un hotel (porque te saldría muy caro), sin embargo, para rentar un apartamento o estudio es necesario hacer contratos de al menos un año (a veces tres). Sin embargo, para estar en Europa más de 3 meses, ya se considera como período de larga estancia, por lo que se necesita un permiso de residencia según las actividades que vas a realizar en dicha ciudad. Entonces por un lado ya no eres turista, pero por el otro lo sigues siendo. La mejor solución son las residencias universitarias.

En Lieja (Bélgica), al ser mi primer lugar al llegar a Europa, no me importó vivir en la residencia que quedaba dentro del campus universitario pero a las afueras de la ciudad. Tampoco me importó compartir cocina y baño. Y tampoco me importó que fuera un búnker. La primera impresión es importante, pero como no tenía bases para comparar, para mí estaba muy bien. Hasta que me fui a Francia.

Allí renté un estudio en una residencia también (de las privadas porque las de la universidad ya estaban todas ocupadas). Al llegar el cambio fue abismal: 20m2 para mí sola, con mi propia cocina y baño, limpia y organizada, y no tan lejos de la ciudad (aunque aún era un poco lejos). Ahí por fin sentí que era una persona independiente, sentía que estaba en mi lugar. Pero sólo fue por unos meses.

Cuando me fui a Alemania, inicialmente buscar un lugar para vivir desde el extranjero es muy difícil. Todo lo tienes que hacer por internet, por lo tanto hay una gran probabilidad de que intenten timarte. Un par de veces me ofrecieron unos lugares para vivir muy bien ubicados y a excelentes precios, con la condición de hacer un giro por Western Union (porque según ellos era más seguro) y ya con eso me enviaban una "copia" de la llave, porque casualmente la fecha de mi mudanza esas personas no iban a estar en el lugar. Simplemente me di cuenta de que eran ofertas engañosas porque no es normal que te pidan dinero antes de ir (a menos que sea una empresa seria de alquiler) y menos que no sea transferencia bancaria. Finalmente encontré una habitación libre a 6km del lugar donde trabajaba con una chica alemana que al principio me parecía bastante buena gente a un precio más o menos razonable. Para eso tuve que hacer una llamada de skype y simplemente con eso los dueños se dieron cuenta que yo no los pensaba timar, ni ellos a mí.

Luego de 4 meses tuve que mudarme a Rostock, donde conseguí habitación en la residencia universitaria y afortunadamente sólo tuve que compartir cocina y baño con mi compañera de máster, que ya conocía desde el primer semestre, así que no me pareció tan trágico. Además, por ser una ciudad de Alemania del este (aunque no lo crean, todavía se nota bastante la diferencia), los precios de todo en general son mucho más bajos, por lo que pude ahorrar lo suficiente para vivir los meses siguientes al final de la maestría.

Luego en España no tuve que preocuparme de gran cosa, porque me fui a casa de Álvaro, con sus papás. Fueron unos meses muy tranquilos económicamente y además tenía la seguridad de estar en un lugar donde me querían.

Ahora que estoy de nuevo en Bélgica, tuve que buscar un poco para encontrar algo que me gustara lo suficiente y que no fuera demasiado caro. Un par de días y unas 6 visitas fueron suficientes para enamorarme de un estudio (al cual aún no me he mudado por problemas de la anterior locataria). El contrato lo tuve que hacer por 3 años y con mi papá como garante (me aceptaron todos los documentos en español y en peso colombiano, es increíble, con tal de tener a quien cobrarle en caso de yo no pagar). Tuve que pagar una fianza equivalente a dos meses de renta más el primer mes (o sea muchísima plata, que tuvo que pagar mi papá porque yo no tengo nada), además tendré que pagar la electricidad, internet y seguro de habitación por mi cuenta (lo cual es normal acá) y también comprar mis propios muebles (por fin!!!).

Ahora, por un buen tiempo estaré más tranquila y me sentiré como en casa, con mis cosas propias, en mi nidito!

30/8/16

Historias de vida 3: Ámsterdam y la María

Ya que estamos de buen humor por la gran noticia del cese al fuego en Colombia, quiero contar una historia muy divertida de mi última visita a Ámsterdam hace un año más o menos.

Era mi cuarta visita a una ciudad emblemática del mundo y esta vez estaba sola. Ese día decidí probar la marihuana...ay si, ay si probé la María! Pues si, soy de Colombia y nunca en mi vida me había fumado un porro (de hecho no lo he hecho) ni probado ningún tipo de droga alucinógena. Y como siempre, pues tenía miedo.

Entré a la famosa tienda Bulldog, que estaba llena de gente y empecé a mirar mis opciones. Porros de todos los tamaños, tortas de chocolate, María para hacer tu propio porro o comer o lo que sea (de diferentes tipos y procedencias), también había una gran variedad de hongos y cosas que no sé. Los precios, carísimo todo. Me fui a otra coffee shop que no es nada famosa y es más pequeña y encontré precios más asequibles. Compré la promoción de 2 tortas de chocolate por 10 euros (en Bulldog ese era el precio por una sola) y me fui. Mi destino final era Delft - donde iba a dormir en casa de un amigo - así que tenía que coger un tren. Decidí esperar para comerme la torta.

Me fui caminando por la calle roja mirando las chicas de las vitrinas. La verdad es que se vuelve hasta un paseo agradable cuando te acostumbras. En uno de los locales ofrecían show de sexo en vivo por 40 euros la entrada. Había una cola para entrar, así que supuse que habría algún actor porno famoso o algo así (luego me enteré que casi siempre es así), además en la cola había gente de todas las edades, y para mi sorpresa, muchas señoras ya de edad.

Más adelante había otro lugar de show en vivo pero en otra modalidad. Este tiene una cama rodante en el centro y varias ventanas alrededor. Cada ventana tiene un traga monedas al que debes agregar 2 euros por 2 minutos de ventana abierta. Me pareció razonable y entré. Cuando miras dentro puedes ver a las personas que están en las otras ventanas, y también hay jóvenes y adultos. El show en sí no me gustó demasiado. Estaba una señora muy fea y gorda sobre la cama. Durante mis 2 minutos de ventana hubo cambio de turno, así que la señora gorda se fue y entró una más joven y bonita. Lo típico, bailan sobre la cama, se tocan, miran a cada persona muy sensualmente...pero la verdad me esperaba que fuera más emocionante.

Luego de dar mi paseo por la calle roja (paseo obligatorio si vas a Ámsterdam, aunque las señoras se escandalicen), decidí tomar mi tren a Delft. Cuando iba llegando a la estación, me acordé de mis tortas así que saqué una. Tenía mucha hambre, entonces me la comí de una vez - ERROR! Cuando las compré, el señor no me dijo cuál era la dosis ni nada de eso, por lo que yo no tenía ni idea que no se puede comer toda la torta de una vez. De todos modos yo no sentía nada (tan ilusa, dizque pensando que eso me iba a dar efecto de una vez).

Ya dentro del tren, al mirar por la ventana empecé a notar que el tren avanzaba muy lentamente, en ese punto me di cuenta que ya me estaba empezando el efecto de la María. Luego miraba dentro del tren y se me hacía que era un túnel larguísimo (recordemos que eran las 11 de la noche y todo fuera estaba más oscuro que el tren), las luces iluminaban muchísimo y me hacían sentir muy mareada. Además, al ser un túnel tan largo, con las curvas parecía que se iba a voltear! Y si miraba por la ventana nuevamente, otra vez todo pasaba muy lentamente. Era una sensación muy horrible: si miraba dentro sentía que me iba a caer en cualquier momento por lo que me agarré de mi silla como una garrapata, si miraba fuera era como que el tren apenas se movía.

Como yo era consciente de que todo era efecto de la María, tomé la decisión de dormirme. El chico que iba sentado frente a mí estaba sonriendo (supongo que se burlaba de mi estado), así que le dije que por favor me despertara en Delft. Cerré los ojos y entré en un estado de adormilamiento pero seguía escuchando y teniendo consciencia del lugar donde estaba. De hecho, cada vez que abría los ojos pensando que había pasado mucho tiempo, apenas habrían pasado 5 o 10 minutos. La cosa se ponía desesperante, la verdad.

Al llegar a Delft, el chico de enfrente me tocó la rodilla para avisarme. Cuando salí de la estación, mi amigo me estaba esperando. Él ya sabía que yo venía en ese estado porque se lo había advertido, de modo que estaba prevenido. Durante el trayecto hacia su casa, seguramente tuvimos alguna conversación estúpida de la que no me acuerdo. Pero si recuerdo que le dije "Estoy como tonta, cierto?" a lo que me respondió "Te he preguntado cosas hace 10 minutos y no me has respondido", o por lo menos eso es lo que yo recuerdo. Así que si, estaba tonta y lenta.

Al llegar a su residencia, me había preparado un cambuche en la esquina para yo dormir ahí. Pero yo quería su cama, quien no la querría, además estaba más cerca del baño que el cambuche. Me acosté y dormí. Para mí pasó una eternidad, pero seguramente habrán sido a lo sumo un par de horas. Me despertaron las ganas de vomitar y corrí al baño. Vomité y vomité y vomité. Mi amigo me ofreció llevarme al hospital pero yo sabía que todo era culpa de la María, así que no acepté. Le pedí que se acostara a dormir tranquilo y me acosté a dormir al lado del váter por si tuviera que vomitar de nuevo.

Al cabo de un buen rato (para mí, pero tal vez haya sido una hora), me desperté cansada de dormir en el piso y me fui directo a la cama, su cama. El pobre se levantó asustado y se acostó en el cambuche. Pobresito, era un desplazado por mi violencia (jaja). Ya cuando salía el sol, que se me hizo una eternidad, miré a mi pobre amigo en el cambuche y me dio mucho pesar, así que le pedí que se acostara a mi lado. Se acostó a mis pies y yo seguí durmiendo como hasta las 4 de la tarde. Perdí todo el día por culpa de la María.

Conocí muy poco de la ciudad, pues ya todo estaba cerrado cuando por fin yo estaba en condiciones de salir. Luego fuimos al cine y a dormir nuevamente. Creo que fue así, ya la memoria me falla un poco. Al día siguiente tomé el tren de regreso a Ámsterdam, donde me econtré con mi conductor de BlaBlacar para regresar a Hamburgo.

Se preguntarán qué pasó con la segunda torta. Quedó en el parking de Ámsterdam, bajo otro carro. Porque yo esa tortura no la pienso volver a vivir.

Gracias por leerme!

13/7/16

Días de Euro2016

El 18 de junio de 2016 emprendí mi deseado viaje hacia uno de los eventos futbolísticos más importantes del año: La Euro Copa.

Vuelo Madrid-París, amanecer y Ryanair, mi mejor aliado en estos casos. El abordaje se realizó a tiempo, encontré mi silla (justo donde no hay ventanilla, qué suerte la mía) y a esperar a ver quienes serían los vecinos de silla. Cuando comenzó a subir el resto de la gente me di cuenta de que la mayoría eran colombianos, es una vergüenza, son tan fáciles de reconocer como los españoles en Alemania o los gringos en Colombia.

Sí señores, somos como una plaga! Para empezar hacemos muchísimo ruido, sobre todo si vamos en grupos grandes, es increíble lo ruidosos que somos, es como si no nos diéramos cuenta de que hay gente alrededor nuestro. Vestimos de todos los colores, sobre todo en Europa, como pa mostrar de donde venimos. El chisme ante todo: no podía concentrarme con tanto chisme a mi alrededor, especialmente porque no podía escuchar uno a la vez! (al menos dejen dormir hombre). Lo peor de todo, para poder llegar al avión de primera hora de la mañana, no falta el borracho. Oh, mira, son dos borrachos. Si, los que se sentaron a mi lado, qué suerte la mía. Un largo vuelo aguantándome el olor de dos rolos como de mi edad, borrachos y sin dejarme espacio para ir a hacer pipí!

Finalmente llegué a París - en realidad a Beauvais (como a una hora de París), donde está el aeropuerto en el que opera Ryanair y sólo se puede ir en el bus del aeropuerto que cobra por trayecto la bobadita de 15 euros. O sea 30 euros en pasajes de bus y el vuelo me había costado 30 euros...no ahorré nada, gracias - cuando me subí al metro hacia Hotel de Ville (para encontrarme con el amigo que me prestaría su apartamento por unos días) recordé lo maravilloso que es el sistema de transporte parisino, en realidad es muy completo y puedes llegar casi a todas partes en bus o metro. Pero también huele horrible.

De repente se subió un señor con pinta de ser de la calle, bastante sucio y barbado, cara de loco también. Estaba susurrando algo en francés y como yo quería enterarme de lo que decía lo miré a la cara. Fue un momento nada más. Un segundo. O un milisegundo. Suficiente para que el señor me mirara y lanzara un puñetazo directo a mi nariz. Vi su puño frente a mis ojos. Vi sus ojos de odio. Dijo algo. No hice nada.

Yo me quedé petrificada, no supe qué hacer. Tal vez hubiera sido bueno responder de la misma manera, tal vez hubiera sido bueno gritar, tal vez....tal vez. En ese instante de mi vida lo único que pensé fue: "marica, me mató". La señora que estaba sentada en la silla frente a mí en el pasillo me miró y me dijo con señas: "no hagas nada, no lo mires". Yo hice caso. El loco empezó a cantar con una voz muy ronca y bajito, apenas podía escucharlo.

Se subieron un par de chicos, tenían unos 15 años más o menos y cometieron el mismo error que yo: miraron al loco. Él empezó a provocarlos, ellos le respondían, él lanzaba patadas amenazadoras, ellos le reñían. Hasta que el loco agredió a uno y empezaron los gritos. Yo lentamente me levanté corrí hacia el otro lado del vagón y no hice nada. Los chicos y la señora se bajaron del tren y el loco presionó el botón de emergencia. Poco a poco se fue quedando solo en esa parte del vagón. En la parada siguiente me bajé. El loco también se bajó. Y yo me fui lo más rápido que pude, huyendo del loco.

Moraleja: no hacer nada (a veces) puede salvarme.

Todo transcurrió en su normalidad. El clima eso sí, el peor verano que he visto en años. París tiene una nube alquilada, lo juro. Y no me estoy quejando (como alguien insistió en recalcarme) estoy contando la verdad. Tan terrible se portaron las nubes durante la Euro2016, que la fan-zone apenas se llenaba, y eso cuando hacía sol. Lo importante es que estuve en la fan-zone de la torre Eifel 3 días (de los cuales 2 llovió). El día que no llovió fue el mejor de todos, jugué fútbol con desconocidos, me invitaron a cerveza y boté las llaves del apartamento de mi amigo. Nunca había pasado una noche tan amarga, durante un evento tan importante para mí.

Mis nuevos amigos: portugués y francés 

Las llaves las perdí (o me di cuenta) cuando terminó el partido de Francia y toda la gente era expulsada de la fan-zone. Mi amigo no me respondía al teléfono y yo no sabía dónde estaba para ir a buscar la copia. Uno de los chicos (que eran desconocidos antes) me ofreció llamar a su mamá para quedarme en su casa (qué vergüenza), y la señora estaba de mucho mal genio porque era muy tarde y su hijo llamaba para invitar a una desconocida a dormir en su casa. Al final en medio de sollozos la convencí. Sobreviví a una noche "perdida" en París, gracias a una hermosa familia que abrió sus puertas cuando me vio en problemas. El papá de este nuevo amigo resulta que conocía Colombia y la mamá hablaba español muy bien, al final me ofrecieron quedarme allí de nuevo si era necesario. Los amé.

Moraleja: cuando menos te lo esperas, sale el sol.

Al día siguiente mi amigo me entregó las otras llaves y les saqué copia. Dormí todo el día y luego me fui nuevamente a la fan-zone en medio de la lluvia. A estas alturas se preguntarán por qué no hablo del ambiente de la eurocopa. Pues la verdad es que el ambiente sólo se vivía en el metro y al terminar los partidos. Ni antes, ni durante, vi demasiada gente cantando o buscando pelea como nos mostraron por tv los días anteriores. Eso sí, aunque tratara de cantar y animar a la gente durante los partidos, lo único que recibía era miradas de "cállate" y nadie me seguía el ritmo...se ven más alegres por tv.

Finalmente emprendí mi deseado viaje a Lille (donde vería a la histórica Italia vs la novata Irlanda). Yo hice la tarea y me compré la bufanda de Italia y la pintura para la cara. Pero más grande fue mi sorpresa cuando vi que la ciudad estaba inundada de hinchas de Irlanda y tan solo algunos de Italia. Más me sorprendió ver que la hinchada verde siempre estaba cantando y haciendo fiesta, cosa que no hacía mucha gente en París. Guardé mi bufanda y me puse a cantar con ellos ondeando mi bandera de Colombia, reconocida ahora por todos los hinchas futboleros. Fue un día muy feliz.


Gracias Greg!

En el estadio, la misma tónica. Los hinchas irlandeses siempre cantando y más aún después de ganar y clasificar a la siguiente ronda. Al salir del estadio, lo típico, una fila de 2 horas para coger el metro. Como mi amigo y yo nos quedábamos a las afueras de la ciudad (casi en Bélgica), llamamos a un amigo suyo para que nos recogiera y nos acercara, porque a la velocidad de la fila, no llegaríamos ni al día siguiente.

La casa donde nos quedamos era de una familia muy amable. Su inglés bastante básico, pero entre su inglés y mi francés, la comunicación era casi perfecta. Lo peor que nos pasó fue que estando hospedados allí, se murió el papá del señor de la casa. Fue súper incómodo porque nosotros no sabíamos qué hacer, qué decir, y mucho menos cuando estábamos medio de fiesta con la euro...pero nada, pues ellos muy amables nos dejaron las llaves y confiaron en nosotros para entrar y salir mientras hacían sus vueltas de funeral.

Bueno luego regresé a París y tomé un avión a Barcelona para verme con un amigo colombiano y pasar unos días de playa. Pero esa es otra historia...

Esta historia está dedicada a mi amigo Greg, quien escribirá un libro sobre sus aventuras y espero salir en algún capítulo y traducirlo de inglés a español. Gracias por hacer el sueño de la Eurocopa realidad!


13/6/16

Historias de vida 2: El acoso

Esta es una de las historias más divertidas que me han pasado desde que estoy acá. En su momento para mí fue super incómodo y no lo disfruté nada, pero ahora le veo la gracia.

Por allá a finales de agosto, tal vez el primer fin de semana de septiembre decidí ir a Lieja desde Hamburgo para saludar a mi amigo que comenzaba el mismo máster que yo (pobresito, había que darle ánimos). Cuando llegué, había otra amiga de otro máster en la misma tarea que yo, dándole ánimo a los nuevos estudiantes de su máster que llegaban de Medellín y no tenían ni idea de la tortura...perdón de la dificultad que les esperaba.

Entonces éramos en total 5 colombianos. También estaban los otros nuevos estudiantes de mi máster que son de todo el mundo, más uno de los indios de mi cohorte (que hacía la práctica en la universidad). Como era un momento de reunión y reconocimiento de los nuevos, teníamos que celebrarlo.

La primera noche según llegué me reuní con el indio, porque era una promesa ir a tomar juntos al Pot au Lait (Vaso de leche), el bar más famoso entre los estudiantes belgas. Así que nos fuimos de chisme y cerveza hasta no sé qué horas y cuando llegamos a la residencia, yo ya estaba bastante contentica porque hacía tiempo que no tomaba cerveza belga.

Al día siguiente mi guayabo era monumental. Y mi amigo recién desempacado resulta ser un reggetonero de esos escandalosos que ponen ese ruido demoníaco para despertar a todo el universo y hacernos vomitar hasta la torta de la primera comunión. LITERAL! Si, vomité toda la mañana y no pude levantarme hasta las 4 que decidimos salir a conocer la ciudad antes de ir de fiesta por la noche.

En la noche fuimos a comer a un restaurante de montaditos que a todos nos gusta mucho. El cuadro era: 5 colombianos, un indio, un ucraniano, dos brasileños, un serbio y no me acuerdo de más. Obviamente el idioma principal en la mesa era español e incluso hacíamos bromas en inglés que sólo entendíamos los colombianos.

Todo empezó cuando antes de salir de casa nos reunimos en el lobby de la residencia, íbamos llegando todos bien vestidos para salir de rumba. De repente llega el ucraniano, me parece que uno de los mayores estudiantes de la nueva cohorte, con un pantalón de oficina, zapatos y camisa (por dentro obviamente), además el accesorio: una preciosa maletita para portátil. Todos nos quedamos como "WTF". Cuando le pregunté: Oye vamos de rumba, para qué llevas un portafolio? lo abrió y estaba vacío...nada...a excepción de una minúscula botella de vodka. Ya se imaginan mi cara cuando me imaginé la clase de loco con el que íbamos a salir.

Y así era. En el restaurante todos contábamos nuestras historias. Quiénes somos. De dónde venimos. Qué hacíamos antes de venir, etc. A medida que cada uno iba hablando comencé a sentir esa sensación de que alguien me estaba mirando detenidamente (y no precisamente agradable sensación). No importaba quién hablara. El ucraniano sólo me miraba a mí! Sólo me preguntaba cosas a mí. Tenía sin duda una fijación en mí.

Ahí comenzaron los chistes con los colombianos. Por allá alguno soltó: "Sara, qué pecao! si se ve que hace rato no prueba nada, mostrale aunque sea una teta!" jajajajaja....risas, chistes, más risas. Todos empezaron a notar que nos reíamos de la situación y seguían el juego. Excepto obviamente el ucraniano, que además era lento con los chistes. Entonces nada, seguimos la locura.

Cuando nos fuimos del restaurante, me cogió la paisa y me dijo (mirándolo mientras caminábamos detrás de él): "parce, mirale el porte, que pinta, qué cuerpo...." silencio...silencio....carcajada!!!! NO!!! jajajajaja justo en ese instante el ucraniano con su mano derecha se saca el calzón del culo...

Tranquila, respira, que no sea tan evidente....todos pensaron que estábamos locas. Qué más se puede pensar de dos paisas muertas de la risa por las calles de Le Carré, a punto de mearnos encima.

Cuando pasó el sobresalto, le comentamos lo ocurrido a los otros colombianos y claro todos también muertos de la risa. Al final todo el mundo sabía el chiste, menos el protagonista. Llegamos al Pot au Lait (otra vez) y cogimos una mesa para empezar nuestra pequeña juerga de chistes y burlas disimuladas al ucraniano, mientras él no se daba cuenta y seguía averiguando las vidas de cada uno. Mi amigo indio se dio a la tarea de emborracharlo para poder deshacernos de él y luego ir a Cubar a bailar. No nos imaginamos nunca que todo iba a terminar...más o menos mal, por decirlo así.

Los chistes no paraban y la verdad a mí ya se me hacía incómodo que me siguieran utilizando como imagen sexual para burlarnos del pobre señor. Pero en uno de los últimos chistes, cuando quería irme a bailar, al parecer me moví de una manera bastante provocativa (además de que mi pecho es algo voluptuoso) y todos muertos de la risa me pedían que lo hiciera de nuevo para ver qué cara ponía. Obviamente no accedí.

Ya con unas cervezas, para que no se animara a bailar conmigo, decidimos ir Cubar. Era la hora latina, brasileños, colombianos y un serbio disfrutando de la fiesta de la salsa (y reggeton para mi pesar). Todos bailando, dando el show. Mientras tanto mi pobre indio seguía emborrachando al ucraniano (con las ganas que tenía de bailar el indio).

En uno de los bailes, moviéndome al ritmo de la salsa y todos haciéndome corrillo, se hizo un pqueño hueco por donde justo me alcanzaba a ver el ucraniano y de repente grita: "Sara, do it again!" (hazlo de nuevo). Tierra trágame. El indio no lo dejaba salir de la mesa y le seguía dando chupitos.

Yo ya estaba muy cansada con mis tacones y de tanto bailar, tuve que ir a la mesa. No pude evitarlo. Todos se acercaron para no dejarme sola. De repente se empezaron a ir uno a uno para seguir bailando y sin darse cuenta me dejaron con él. Yo no sabía qué hacer, a donde mirar, a quien llamar. Él se fue acercando a mí, cual macho alfa buscando hembra, y mientras más se acercaba más me alejaba. Cuando me arrinconó, me miró con sus ojos desorbitados y me dijo con su aliento a licor: "The more I look at you, the more I like you" (entre más te miro, más me gustas)...muero...un agujero negro...una sirena...fuego...un volcán...una tormenta...algo, por favor!!!!

Mi respuesta fue básica (y real): Tengo novio. Sus ojos dejaron de brillar, miró al piso y volvió a mirarme para preguntar: "es ingeniero?" ...pobresito, acaso quién se cree? "si, es ingeniero y es muy bueno" creo que rompí su corazón (y el rompió algo en mí, una parte tierna o algo así...).

Finalmente nos fuimos a la residencia, y el pobre iba casi con la cabeza colgando.

Al día siguiente quise estar lo más alejada de él posible. Sólo lo vi cuando ya me iba a ir a tomar mi tren y le dije adiós de lejitos.

Unos días después me contó el indio que el ucraniano había hecho lo mismo con varias chicas y ya todas le tenían pánico. Además quiso ofrecerme disculpas, pero mi amigo le dijo que lo mejor era dejarlo pasar. Por otro lado, por más que mi amigo le mostraba fotos mías con Álvaro, él intentaba negarlo de alguna manera: "son amigos, uno se toma fotos así con amigas"...pobresito...al final me dio pesar.

Tuve que cruzármelo de nuevo en Estambul para nuestra graduación. Donde obviamente lo evadí al máximo. Ni él sacó el tema, ni mucho menos yo, pero sí que intentó buscarme conversación. Así quedó todo y el pobre ya sabe que conmigo nunca más tendrá ni una pequeña luz de esperanza.

Pronto vuelvo con más historias, para que disfruten mis recuerdos, como los disfruto yo.

Dedicado a: Alexa y Cami...mis compinches.




23/5/16

Más comparación entre castellano y latino

Vamos a hacer un salto en las historias de vida (o colombianadas) que me han pasado mientras estoy en Europa, porque definitivamente el español es un tema que nunca vamos a terminar de superar.

No me remonto demasiado a la historia, pues tampoco es mi tema de estudio, sin embargo sabemos que el idioma español se originó en el reino medieval de Castilla y por eso se le conoce como castellano (sobre todo en España se le denomina así, debido a que en el país hay 4 idiomas oficiales: castellano, vasco, catalán y gallego).

El castellano se fue expandiendo por España sobre el árabe (y mozárabe), además de los otros idiomas que se hablaban en la región (como leonés y aragonés). Llegó a ser tan expandido que ahora es el idioma oficial de 20 países en América y Guinea Ecuatorial. Para más información Google responderá a tus dudas.

Si bien ya conocemos los orígenes del idioma y sabemos que en España se habla el castellano más "puro", en Latinoamérica (incluyendo a los hispanos residentes en Estados Unidos), la cantidad de personas hispano hablantes es inmensamente mayor a la totalidad de ciudadanos españoles. Tan sólo México tiene más de 122 millones de habitantes, y Colombia 48 millones, mientras España es el tercero con 47 millones.

Sabiendo estas cifras, podemos centrarnos más en la situación particular en la que me veo inmersa día a día: los españoles creen que el "pancho" (que es como ellos nos llaman al español latino) es impuro y hasta insultante a su tan "perfecta" pronunciación. Vale, yo entiendo que nosotros no pronunciamos correctamente las "c" y "z", lo cual sin duda conlleva a que una gran cantidad de población tenga mala ortografía. Porque es verdad! En mi país muchísima gente no distingue entre Cima - Sima, Caza - Casa, Sesión - Cesión.... etcétera...etcétera...etcétera...

Pero también es cierto que existen diferentes tipos de doblajes al español: porque el idioma ha evolucionado! He visto algunas películas más de una vez con doblaje al "castellano", español latino e incluso español mexicano, y saben qué? las mejores versiones (y lo más seguro es porque yo lo soy) son las versiones en latino. Por qué? porque los doblajes en latino tienen más emoción, más expresión y más fluidez. Las películas o series dobladas al castellano me parecen sosas y aburridas, parecen literalmente robots.

Sin embargo debemos admitir que estas diferencias hacen de nuestro idioma una lengua rica en vocabulario y acentos, que lleva al punto de no entendimiento entre personas de diferentes países - o regiones - al usar diversas palabras o expresiones.

Vuelvo a mi comparación en específico de mi "latino" con el castellano que escucho día a día en la familia de Álvaro, en las calles y en otras ciudades de España.

Como he mencionado antes, en España se hablan 4 idiomas, por lo tanto cada región tiene acentos muy diversos (y también divertidos). Al principio yo no podía distinguir a un Madrileño de un Barcelonés, pero ahora puedo distinguir muchos acentos e incluso me he dado cuenta que su castellano en realidad no es tan "puro".

Claro, en Castilla se habla muy bien, con un acento más neutro y pronunciación bastante precisa, pero en el resto de España no! Y es evidente que los mismos españoles (como los latinoamericanos) son bastante racistas en ese sentido. Si no me creen, pregúntenle a un madrileño lo que opina de un murciano o cartaginés. Además de eso hay claras posiciones nacionalistas que ya conocemos (catalanes, vascos e incluso gallegos), por lo que España no es un país demasiado unido como creeríamos. Pero vamos a hablar de situaciones más específicas. Los problemas internos del país ya los solucionarán ellos mismos.

Cuando de la madre se trata, los españoles son muy respetuosos. Si se habla a un tercero se le llama madre, y a ella directamente se le dice mamá. Yo a mi mamá le digo mami y a mi papá papi, y ellos de igual manera me llaman mami, es como más tiernito jeje. También son en general bastante redundantes, usan mucho expresiones como subir arriba, bajar abajo, salir fuera y entrar dentro, de las cuales nosotros nos burlamos casi siempre.

Alguna vez que hice deporte le dije a Álvaro "estoy mamada", que significa que estoy fatigada, pero para él eso significa (en mexicano) "estar pedo" o en colombiano "estar prendo". La palabra bañarse la usan únicamente cuando es en una piscina, bañera o en el mar, pero para nosotros también puede ser ducharse. La cuajada acá es como la gelatina sin sabor, que usamos para darle esa textura a los postres, pero es que para nosotros la cuajada es un tipo de queso.

Así mismo hay muchas otras expresiones y palabras que a veces toca traducir entre uno y otro porque no nos entendemos. Acá haré una pequeña demostración, pero insisto, es un tema de no acabar. Primero menciono la palabra en castellano y luego en colombiano, para que no haya confusiones.


En un pispás                            ----->   en un momentico, en un dos por tres, a la carrerita. rapidito.

Ligar con alguien o
Tirar los trastos                       ----->   echar los perros, coquetear

Tirarse a alguien                     ----->   comerse a alguien

Mandar a hacer puñetas o
Mandar a tomar por saco  o
Vete a tomar por culo o           ----->   mandar a la mierda
Vete a freir espárragos

Chaval                                     ----->   pelao, joven, chino, chico

Ponerse negro                          ----->   enojarse, ponerse bravo, estar puto, emputarse

Me mola                                   ----->   me gusta mucho

Madre mía!                              ----->   expresión de sorpresa; Ay Dios mío!

Qué fuerte!                               ----->   parecido a "madre mía": qué horror!

Es una golfa(o)                        ----->   es una perra (o), grilla, zorra

Un piso                                    ----->   un apartamento

Ponerse las botas                     ----->   comer como un cerdo

Tener mono de algo                  ----->   tener un antojo de algo

Yonky                                        ----->   drogo (que consume cualquier cosa)

Fumao o fumeta                        ----->   marihuanero

Pachucho                                   ----->   estar enfermo

Agua del tiempo                       ----->   agua al clima

Y punto pelota                          ----->   ya está, punto y final, se acabó

Espero que les haya gustado esta entrada (y no haya tocado susceptibilidades). Cada día me enamoro más del castellano (aunque no lo voy a hablar jamás, porque no soy capaz) y cada vez me enamoro más del latino, porque la diversidad hace que las cosas sean más bellas. Hasta la próxima!




29/4/16

Historias de vida 1: El huevo

En esta nueva etapa de escritos, contaré algunas experiencias únicas que he vivido en Europa por varios motivos: soy tonta, me he enfermado, he viajado, no conocía, entre otras. Hoy contaré dos que me ocurrieron en diferentes lugares y en condiciones diferentes.

La primera anécdota me ocurrió en Nantes, cuando llevábamos pocos días de habernos mudado. Yo estaba muy emocionada por tener un aparta-estudio sin tener que compartir cocina ni baño, era feliz en mi cueva. Mi pequeña casita tenía todo lo suficiente para mí: cama, escritorio, mesa, cocina y un baño grande. La cocina estaba bastante bien equipada, incluso tenía un microondas y hasta me estaba volviendo adicta a cocinar todos los días.

Una noche tuvimos una "fiesta" en la universidad y yo tenía mucha hambre pero no tenía tiempo de preparar algo elaborado, así que pensé en hacerme unos huevos duros antes de irme. Busqué la forma de hacerlos rápido en el microondas (claro, con las precauciones dizque necesarias), pero no funcionó. Todo pasó en cámara lenta, miré al microondas y de repente el huevo explotó, abriendo la puerta de golpe y casi dándome en la cara...ya sabrán cómo quedó todo... y también cuánto se burlaron de mí por eso. Pues bueno, aprendí que por más que haya leído que se pueden hacer huevos en el microondas, es mejor no intentarlo!



Bueno, ya pasé por tonta con esa historia, así que no más burlas pues!

Ahora nos movemos a Hamburgo, también unos días después de haber llegado. Resulta que el tercer semestre del master los estudiantes teníamos la opción de escoger el lugar al que nos queríamos mudar según nuestras espectativas en cuanto a prácticas y finalización de los estudios. Entonces 10 estudiantes escogimos Alemania, y solo algunos estábamos en Hamburgo, entre esos uno de los indios, un brasileño, un ruso y yo.

Uno de los primeros fines de semana, el amigo indio me invitó a su apartamento a almorzar con él, la deliciosa comida india que cocina ese chico. Yo pues me sentí un poco rara de comer con la mano (que es la costumbre india), pero al final disfruté mucho la comida, que estaba realmente muy picante, pero deliciosa. Los indios para pasar el picante suelen tomar yogurt (sin azúcar y sin sabor) con el almuerzo, y la verdad es que funciona muy bien. Obviamente es muy raro uno tomar un yogurt con el arroz (se le pone al arroz!) pero dejando de lado los pensamientos escrupulosos - y yo soy muy escrupulosa - me lo comí todo con gusto.

Ese mismo día tenía una cita para ver la bici que iba a comprar. En Alemania se usa mucho comprar y vender por un sitio web, es bastante seguro si sabes usarlo. Decidí encontrarme con el dueño de la bici al otro lado de la ciudad, y el indio de por sí vivía bastante lejos, así que me tomaba casi una hora para llegar en metro hasta la cita de la bici. Después de comer decidí irme en el siguiente tren de velocidad para poder llegar a tiempo.

Mientras iba de camino empecé a sentirme mal, como una revoltura de estómago. Claro, con la cantidad de condimento y picante que me dio mi amigo, cualquiera se pondría malo. LLegando a la estación central de Hamburgo - que por cierto es una de las estaciones con más flujo de pasajeros de Europa - ya no me sentía mal del estómago sino también mareada, me empecé a poner pálida y sentía que me iba a desmayar.

Cogí el metro hacia el sur, que era donde estaba el chico de la bici. y me sentía cada vez peor. Los otros pasajeros ya me veían la cara de semi-muerta y comenzaban a preocuparse. "Vamos, una sola parada más" me decía a mí misma en un punto de palidez máximo. El metro paró, me bajé y corrí al andén del otro lado a vomitar todo lo que salía de mi cuerpo. Sentía que tenía una bomba dentro de mí y no me importaba que media estación me estuviera mirando.

Cuando terminé mi tarea, que ya sentía que me iba a desmayar finalmente, llegó mi ángel de la guarda. No sé cómo más describir a una persona que no me conoce, no sabe si estoy borracha o enferma, no sabe que no soy alemana, me ve casi desmayada y se acerca a ayudarme. Esta chica me tomó de la mano, me llevó a la tienda más cercana y me consiguió agua. Cuando consiguió que me sentara simplemente desapareció.

Al cabo de unos minutos llegó el dueño de la bici con ella, mi negrita, mi compañera de caminos, que desde ese día se convirtió en mi mejor amiga y ahora no la pienso dejar en ningún lado. Ese día compré mi bici y también aprendí que no puedo comer mucho picante.

Pronto contaré más anécdotas, algunas son colombianadas, algunas son tonterías, pero siempre escribiendo con la intención de nunca olvidar. Hasta pronto.

28/3/16

Lecciones aprendidas en Europa, parte 9 (el papeleo)

Es hora de seguir con las lecciones de vida, que son más bien de adaptación a un estilo totalmente diferente a lo que estoy acostumbrada. Hoy debo hablar de la tortura de mudarse a una nueva ciudad, en otro país, incluso después de estar viviendo unos meses en Europa.

Como sabemos, existen diferencias entre lo que es Europa, Unión Europea, Zona Euro y Zona Schengen (si no sabes distinguirlas, google te puede explicar). Ya les he contado cómo fue la aventura de llegar a Bélgica y algunas vivencias en Francia y Alemania, pero no he contado nada de lo que hay que correr en cada país para ser legal y estar tranquilo. Es tanto el corre-corre que a veces uno piensa que ser "ilegal" es la mejor opción.

Lección número 19: el registro en el ayuntamiento.

Pues bueno, lo primero fue al llegar Bélgica. Cuando uno aplica a visa de estudiante en este país, estando en Colombia, la condición contra entrega es: debes registrarte en el ayuntamiento dentro de los primeros 7 días a tu llegada, de lo contrario puedes acarrear multas e incluso ser expulsada de zona Schengen. Y uno piensa "qué carajos quiere decirme?".

Uno todo juicioso lo primero que hace es alquilar la habitación y luego correr al ayuntamiento a ver qué es lo que hay que hacer. Pero uno todo recién llegado, imagínense el problema para hablar por señas porque el francés era nulo. Finalmente conseguí registrarme, llevando una cantidad de papeles que es como pedir visa de nuevo, y después de 3 largos meses de espera, conseguí mi tarjeta de residencia belga (que al final sólo sirvió por 2 meses, pues el semestre siguiente tuve que hacer lo mismo en Francia).

Luego nos mudamos a Francia, por lo que es necesario des-registrarse del ayuntamiento de Bélgica. Y entonces se hace lo mismo en el ayuntamiento francés. Es de aclarar que para mudarnos debimos aplicar a una nueva visa de estudiante, ya que normalmente para cada país se debe hacer ese proceso, entonces es lo mismo una y otra vez. En Francia sin embargo, las políticas son diferentes, por lo que tuve que hacer incluso examen médico dentro de la oficina de extranjería (donde obtenía la extensión de residencia después de estar registrada en el ayuntamiento). Y otra cosa es la ayuda del gobierno para la vivienda a estudiantes y personas con bajos recursos, gracias a esto podía reducir los gastos mensuales (que son altísimos en ese país).

Lección número 20: ojo con los registradores!

Esta no la he contado en la parte 8. Cuando fui a hacer mi papeleo para obtención de tarjeta de residencia, compré un pasaje normal para el tranvía (el hecho de comprar pasaje ya era raro en mí). El pasaje tiene duración de 1 hora o un viaje desde la estación que se "pincha" el papelito. Eran las 8 am cuando lo pinché en el bus desde mi residencia hacia la oficina de extranjería, el viaje eran muchas paradas con cambio de bus a tranvía y 2 líneas diferentes. Al salir de la oficina a las 10 am, decidí no comprar un pasaje nuevo para regresar, porque de ingenua pensé que no me iban a revisar. Pues maldita suerte...cuando menos me di cuenta, me salió un revisor por detrás y me hizo una multa por haber pasado el límite de 1 hora (afortunadamente no fue el de no llevar pasaje!) y tuve que pagar una multita de 45 euros...tonta...tonta...tonta

Continuando con la lección 19, luego de Francia escogí Alemania para hacer mis prácticas y terminar la maestría en la universidad de Rostock. Otra vez el sufrimiento de aplicar a visa primero (en París) y luego estando en Hamburgo registrarme en el ayuntamiento. Al parecer la burocracia alemana no está del todo bien inventada y por algún motivo a algunos compañeros les resultó supremamente difícil obtener la residencia. Sin embargo, yo tuve la suerte de que la oficina de extranjería quedaba en el mismo edificio del ayuntamiento correspondiente a mi barrio, entonces todo lo pude hacer muy fácil. Lo único complicadito fue que me dieron una residencia por sólo 3 meses, por lo que tuve que regresar para buscar extensión hasta el final de la maestría, pero todo salió bien, sin contratiempos (a excepción de la señora que sólo quería hablar en alemán porque "estamos en Alemania y acá se habla alemán").

Luego nos fuimos a Rostock para terminar el semestre y el mismo paseo: ir al ayuntamiento y registrarse. Esta ciudad es muy bonita, de hecho me encanta para vivir porque es pequeña, como un pueblo, y además te dan 100 euros de bienvenida. Así solamente, 100 euros por irte a vivir a una ciudad en Alemania oriental, qué divertido.

Lección número 21: extensión de residencia

Al terminar la maestría de igual manera se terminaba mi permiso de residencia, y la pregunta de rigor es "y ahora qué?". Ya me había des-registrado del ayuntamiento de Rostock, estaba digamoslo en unas "vacaciones" obligatorias en España, en casa de Álvaro. Ahora todos los días tenía que responder a esa pregunta y cada día la respuesta era más abrumadora "NO LO SÉ!"

Las opciones estaban muy claras:


  1. Aplicar a visa belga como estudiante, pues seguimos registrados en la universidad de Lieja hasta que termine el año académico (septiembre).
  2. Aplicar a visa francesa por haber terminado los estudios en una universidad de ese país (la maestría está registrada como de la universidad de Lieja y de Nantes).
  3. Aplicar a extensión de residencia en Alemania por haber estudiado en una universidad de ese país.
  4. Aplicar a visa de turismo en España por vivir ahí con Álvaro.
Todas las opciones se veían bastante prometedoras, hasta que empecé a investigar (y preguntar muchísimo a diferentes fuentes) y llegué a varias conclusiones:

  1. La visa belga es un verdadero "coñazo". Debía aplicar desde Alemania por ser mi país de residencia "legal", pero los requisitos eran exactamente los mismos que cuando estaba en Colombia, incluido examen médico y registro de antecedentes penales (en mi país de residencia de los últimos 6 meses, es decir Alemania)...esas cosas fueron horribles en Colombia, así que imagínense en Alemania, además de costosos y de que no sabía cómo se hace nada de eso.
  2. Para la visa francesa el requisito es "un permiso de residencia vigente", en Francia claro está. Lo cual no tengo, porque ya se había vencido la que había sacado cuando estudiaba allá. Así que esa opción fue descartada.
  3. Mi condición de estudiante en la universidad de Rostock no era de estudiante corriente, sino como una especie de intercambio, por lo que esta opción era bastante compleja para mí. Lo que podía hacer era extender la visa por búsqueda de trabajo siempre y cuando lo hiciera antes de que se venciera la residencia actual, es decir solo 20 días me quedaban.
  4. El embajador de España en Colombia no pudo (o no quiso) hacer nada al respecto.
Decidí entonces darle la oportunidad a Berlín. Ahora sólo me faltaba rentar una habitación, casa o lo que sea para demostrar que vivía allá, el resto de documentos los tenía al día. Lo que no me esperaba es que en Berlín las cosas fueran tan diferentes de Hamburgo, e incluso se sufrió muchísimo:

Primero conseguí que un conocido de un amigo me registrara como que vivía en su casa (procedimiento que sólo puede hacer el propietario de una casa, por lo tanto es muy difícil de lograr). La condición es obviamente contra un pago mensual según la cantidad de meses que necesite hasta encontrar trabajo. No es algo ilegal, digamos que vivo ahí mientras estoy de vacaciones por España.

El segundo paso es el registro en el ayuntamiento. Ahí empieza el dolor de cabeza. Resulta que con el tema de los refugiados, Berlín está llena de personas que quieren registrarse y obtener permiso de residencia, por lo tanto todos los ayuntamientos están siempre llenos y la única manera de hacer el registro es por medio de una cita previa. Fui a Berlín por una semana, cómo iba a obtener una cita previa?

Revisé varios ayuntamientos y por recomendación de mi amigo, fui a uno justo una hora antes de la apertura, para estar entre los primeros y lograr que me atendieran sin cita previa. Mi amigo vive al otro lado de la ciudad, por lo que tuve que levantarme a las 5 am para estar allá a las 7 am. luego a las 8 am me dieron un turno para ser atendida a las 8 36 am. Me registré en el ayuntamiento de la forma más rápida que casi nadie ha logrado!

Luego con ese documento en mano era hora de ir al siguiente paso burocrático: la oficina de extranjería. Resulta que siendo la capital de Alemania, Berlín sólo tiene una oficina de extranjería que atiende sin cita solo martes y jueves, miércoles sólo con cita y siempre hay fila desde las 4 am para los que no tenemos cita. Eran las 11 am de un maldito miércoles...así que mi extensión de residencia tendría que esperar hasta el siguiente día (teniendo en cuenta que mi regreso a España era el sábado). Así que me levanté muy a las 3 am para poder llegar antes de las 5 am a hacer la fila.

Al llegar a las 4 45 am ya había fila. Sí señores, y no sólo una: dos. "Cuál fila será?" Mientras abrieron las puertas para entregar los turnos, había personas de fila y fila que preguntaban al otro lado cuál de las dos era la correcta, y la verdad es que en ninguna de las dos la gente sabía con certeza qué hacer. Uno de los chicos de la otra fila (que se llenaba cada vez más) me ayudó a colarme cuando supimos que era esa y no la nuestra la fila correcta. Mi sorpresa cuando supe que el chico era sirio y sus acompañantes eran refugiados (no hablaban una pizca de alemán, ni inglés, ni francés...sólo árabe) entonces me dediqué a hablar con mi nuevo amigo (él no era refugiado, sólo se hizo amigo de ellos ahí).

A las 6 am abrieron las puertas y recibimos nuestro turno. Me tocó el número 5! qué felicidad! y ahora a esperar hasta las 10 am que empezaran a atender a las personas. Bueno pues con ese chico decidimos irnos a desayunar y pasar el tiempo en la residencia estudiantil donde vive. Todo el tiempo en el metro nos contamos nuestras vidas un poco y al final nos enteramos de nuestros nombres...si, me fui a casa de un total desconocido, sirio... y ahora somos un par de conocidos.

Al regresar a la oficina, nos atendieron antes de las 11 am y yo salí como anonadada por lo que logré. Me ofrecieron la residencia por 18 meses (yo iba por la de 6), pero como mi seguro de vida no era por al menos 12 meses, entonces debo regresar en unos días con un nuevo seguro y así obtendré mi nueva residencia alemana para buscar trabajo!

Hasta aquí la lección. Pronto algunas experiencias nuevas y viejas.



22/2/16

Español: Castellano vs Latino

Llevo mucho tiempo tratando de publicar esta entrada, pero es muy compleja para hacerla en un momento. Son tantas las diferencias entre los distintos tipos de español que es incluso imposible escribirlo todo en este blog. En este caso voy a enfatizar (por obvias razones) en el español "castellano" de Álvaro (Salamanca, España) y el "latino" mío (Medellín, Colombia).

Cuando leas esta entrada debes tener en cuenta que hay muchas otras diferencias, porque en latinoamérica tenemos muchísimas variaciones para la misma expresión o palabra. Acepto también que muchas de las palabras que usamos son muy feas comparadas con el castellano y a veces simplemente no tienen sentido, pero las usamos tanto que ya es difícil quitarlas de nuestro vocabulario. Además odio todos los doblajes en castellano, son demasiado perfectos y sin emoción, en cambio los doblajes en latino son muy buenos, usan muchos dichos y frases que sólo nosotros entendemos (igual prefiero todo en versión original). Es normal, Álvaro odia el doblaje latino precisamente por la misma razón.

Cuando nos conocimos en Lieja, debo admitir que teníamos bastantes problemas de comunicación, a pesar de hablar el mismo idioma. Uno de esos días me dijo que por favor fuera a su habitación para ayudarle con algo del internet creo, yo le dije "ahora voy" lo cual para mí significa en un rato, luego, después de que termine lo que estoy haciendo. Pues el pobre se quedó esperando como tres horas (literal), porque para él "ahora" es ya.

En algún momento me dijo "hoy me levanté pronto". Yo me quedé un poco desubicada, pues "pronto" lo uso solo para futuro cercano, no para pasado, y mucho menos para reemplazar la palabra "temprano".

Es muy chistoso (o para mí "charro") cuando estamos bebiendo una cerveza ("chela", "birra") y que me diga "está fresquita" para referirse a "está fría". Para mí que algo esté fresco significa que está recién hecho, sacado del grifo, leche recién ordeñada por ejemplo está fresca, una fruta cortada del árbol está fresca. También lo usa para decir que está haciendo frío, si yo digo "hoy hace fresco" (que en realidad nunca uso, mejor diría "hoy está fresco") quiere decir que no hace ni frío ni calor. Frío es frío y caliente es caliente.

Cuando dice "qué mujer tan fresca" en realidad está diciendo que es una "grilla", va mal vestida, mostrona, es "mañé" (para él "hortera"). Pero yo lo entendería como que a la mujer no le importa mucho lo que está haciendo, no siempre tiene que ver con su forma de vestir.

Al principio del máster teníamos que hacer mucho papeleo, en cuanto al registro en el ayuntamiento y todo lo demás. Cuando fui a sacar mi carnet de salud me dijo "bueno, ahora necesitamos registrarnos en el sistema sanitario", a mi me dio mucha risa, porque sé que es correcto, pero casi nunca usamos la palabra "sanitario" para otra cosa que el "water" del baño.

Cuando vamos por la calle vemos muchos "coches" de lujo. Para mí el coche es el que hala el caballo o que se usa para cargar el bebé, pero eso es "carro" para él. Así que cuidado si te atropella un carro o un coche, el golpe es diferente según el país.

Si digo "me da pena" lo que quiero decir es que "me da vergüenza", pero para ellos está relacionado con "me da pesar". Si yo digo "qué boleta" quiero decir que algo es feo, da vergüenza, es mañé, no tiene sentido, o muchas otras situaciones. La boleta también es el tiquete para entrar al estadio, pero para ellos eso es "billete", aunque billete es dinero en papel para mí o tal vez el billete de avión.

En el estadio viendo fútbol yo diría "se comío un gol" o sea, no hizo el gol aunque tenía el arco abierto. La misma expresión para él significa que el arquero es tan malo que regaló el gol (por eso se lo comió), o sea "ha hecho una cantada". Para apostar por el resultado yo haría una "polla" con mis amigos, lo cual es "porra" para él, porque polla es lo que nosotros llamamos "chimbo", o sea lo contrario a "coño" (miembro femenino o vagina) o "chimba". También a la "chocha" la llama "pepo".

Cuando algo es muy malo, exageradamente malo, algunos "paisas" (como se le dice a la gente de Medellín) usan la palabra "gonorrea" - que es super fea, pero yo a veces la uso, en casos en que ninguna palabra puede describir la situación tan horrible, mala, fea que se está viviendo. También usamos "pelle". Él a veces usa "vaya ful" o "vaya castaña", pero yo no entiendo cuando.

Cuando uso "chimbo" también me refiero a que algo es malo, falso o no tiene validez. En cambio "chimba" es algo muy bueno, genial, "bacano", que se sale de las expectativas, que para él es "guay" o "molón". Él usa "coño", "hostia", "puta", "joder" y "mierda" cuando quiere expresar que algo está mal o insultar por algo que ha pasado. En general los españoles usan "mierda" y "cagar" para todo, pero para nosotros está mal visto. Preferimos usar "marica" o "mierda", pero no nos cagamos en todo (y mucho menos en dios), eso nos parece feo.

Pero para nosotros "polla" también es como un "ñero" llama a su novia (un ñero es un "macarra" para él), que es lo contrario a un "pupi" o para él "pijo". Ser "chicanero" es lo mismo que ser presumido. Un amigo es un "parcero", pero para él es un "colega". Un "pirobo" es un "cabrón" (o un hdp).

Cuando vamos en el bus yo "espicho" o "presiono" el botón, pero él lo "pulsa". Para mí "halar" no es lo mismo que "tirar", de hecho son opuestos pues para mí "tirar" es "lanzar".  Cuando digo "tenme ahí" es "sujeta esto" por un momento. La palabra "empanada" para mí hace referencia a un plato típico de nuestra región, que además es delicioso, para él significa "güeva". Ahora si la chica es muy "ñoña", él la llama "empollona". Esa misma chica es muy "juiciosa" o también "aplicada".

Lo mejor es cuando se inventa palabras (eso también lo hago yo), por ejemplo cuando va a cerrar la puerta con llave me dice "voy a candar", y yo me desinflo de la risa (él dice que se usa en Salamanca, pero pa mí que se la inventó). Cuando yo digo "me tiré la comida" significa que la destrocé, tal vez le puse mucha sal (aplica para cualquier cosa), para él "tirar" o "follar" es lo que para mí es "pichar", para algunos en suramérica es "coger" y para otros es "joder". Ahora cuando un colombiano "se viene", ellos "se corren". Cuando una chica tiene un "culito" bonito, él dice "qué culete". Si algo me parece muy grande, bonito, exagerado o fantástico diría "mera -cosa-", él diría "pedazo de -cosa-" o "vaya -cosa-".

Por algún motivo si alguien "me tima" yo diría "me tumbó". Al dinero lo llamo "plata", él lo llama "pasta". A los euros los llama "pavos".  Una hoja de papel es un "folio". Una "niñera", evidentemente para cuidar a los niños es un "canguro". Tener mucho "guayabo" es lo mismo que tener "resaca". Acostarse, tumbarse y recostarse aparentemente son lo mismo para él (bueno, sí hay diferencia, pero a veces los usa por igual).

"Quedarse sopa" viendo una peli al principio no lo entendí, luego me explicó que es quedarse dormido. Hablando de sopa (comida), el lío para saber los horarios de comer es increíble: primero el almuerzo no es lo mismo que la comida ni mucho menos que la cena. Para mí el orden es: desayuno, media mañana, almuerzo, algo, comida y merienda. Para él el orden es: desayuno, almuerzo, comida, -algo que no me acuerdo-, cena y -algo que tampoco me acuerdo. Así que "vamos a comer" es lo que para mí sería "vamos a almorzar".

Cuando se me derrite el helado quedo "untada", él queda "pringado". La palabra "pringado" también la usa para decirle a alguien que es un tonto, "agüevado", "pendejo" o "boludo". En cuanto a la ropa hay muchas diferencias, por ejemplo la "chaqueta" es la "cazadora" para él, pero el "saco" (el del traje y corbata) es la chaqueta para él.

Hay cosas para las que él no tiene una palabra en específico, por ejemplo:

Estar "gomoso" es querer usar algo que acaba de comprar o recibir, por ejemplo la bici nueva, la cámara nueva, el tv nuevo. El problema es que al cabo de un tiempo lo tengas que "devolver" porque tiene algún problema. El mal olor de los pies es la "pecueca", como el mal olor de las axilas es el "golpe de águila" o la "chucha", que también se refiere a la zarigüeya. "Mamar gallo" significa molestar, hacer chistes, "montársela" a alguien, estar de broma. "Sacar la piedra" es hacer que alguien se moleste por algún comentario o acción. Una "vaina" es una cosa, cualquier cosa a la que no queremos llamar por su nombre.

Yo uso la palabra "siempre" para afirmar algo, por ejemplo: siempre hice la tarea, o sea si que la hice. Sé que es bastante raro, pero entre nosotros entendemos.

Si nos molestamos por algo, pues nos ponemos "bravos", o para los venezolanos "arrechos" (que eso para nosotros es "calentón"). Si me quedo perdida en una ciudad nueva digo "estoy embolatada", o si se me pierden las llaves "se me embolataron las llaves".

Cuando una peli es muy mala y cuenta muchas mentiras decimos que es un "buque". Lo mismo decimos cuando un profesor enseña cosas mal o falsas: "lo que enseñó hoy es buque".

Son muchísimas diferencias en el vocabulario y expresiones, que al final hacen que este idioma sea único. Por otro lado, esas diferencias son las que me atraen más a él, pues aprendo mucho cada día, así me la "monte" por hablar "paisañol" y se ría cada vez que me invento una palabra nueva.

Hablar con personas de diferentes regiones también hace mucho la diferencia. Con nuestros amigos argentino y venezolano siempre tenemos que estar explicando las frases que usamos, imagínense la mezcla de acentos. A mí me encanta cuando aprendemos palabras nuevas según el país de procedencia.

El próximo mes volveré con más temas de mis aprendizajes en Europa!

PD: terminando de escribir la entrada él me ha dicho una muy buena y quiero agregarla, yo digo mucho "me la voló" cuando algo me "ha tocado los cojones"!



23/1/16

Carta abierta a Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe Vélez

Esta carta la escribí a principio de año cuando supe lo de la venta de Isagén, la retomo porque quiero recordar lo que escribí este mes. En febrero viene una entrada que estoy preparando hace mucho tiempo. Abrazos a todos!

"Señores, (no puedo decirles apreciados porque es algo que yo no siento por ustedes)
Es muy común que la gente haga videos mostrando su indignación ante las atrocidades que ustedes dos han cometido en nuestro país. Yo, sin embargo, soy una persona que prefiere escribir, hablar lo hace cualquiera.
Escribo porque me siento completamente indignada con la ineptitud de ustedes dos para dirigir una nación que tenía tanto futuro como la mía, mi país, mi patria boba, que la odio y la amo. La odio por culpa de ustedes. La amo porque es el lugar donde nací y crecí.
Señor Uribe, usted y su secta de seguidores se llenan la boca diciendo que usted dejó el país en excelentes condiciones, que iba a acabar con la guerrilla (a punta de una guerra en la que sus hijos no están obviamente-pero sí les da premios más grandes en su super "empresa"), que la economía iba creciendo, que tenía dizque muy buen sistema de salud. Yo me pregunto: usted en qué país vivía?
Señor Uribe, usted fue ponente de la ley 100, se le olvida? en su gobierno los falsos positivos aumentaron en una medida tan grande que me da pena mencionarla, por su culpa se cerraron las puertas de negociación con Venezuela (uno de nuestros primeros importadores), usted promovió el 4x1000, en su gobierno la gasolina nunca paró de subir de precio, además, gracias a su alta capacidad administrativa, el salario mínimo ha sido tan paupérrimo como lo es ahora mismo, y a sus amigos paracos "desmovilizados" les ofreció una vida más digna que a un ciudadano de a pie. Usted de qué se queja? si incluso usted intentó vender ISAGEN en 2009! (de hecho vendió medio país)
Señor Santos, yo voté por usted. Voté por usted porque prefería tener una esperanza de paz (aunque sabía que en algún momento usted la iba a embarrar). Voté por usted, no porque usted fuera mi candidato favorito, sino porque no quería que otra vez Uribe llegara al poder. Muchos votamos por usted sólo por eso. Y esas personas ahora mismo estamos tratando de hacer una oposición limpia a las estupideces que a usted se le ocurren. Eso sí, siempre he estado del lado de la paz, siempre he apoyado su proceso. Lo que no apoyo es sus decisiones.
Entre todo lo malo que usted ha hecho, por lo menos ha hecho algo bueno, no? Ahora mismo no lo sé, todo lo bueno que usted haya hecho (si es que lo hay), ha sido borrado con lo malo.
Señor Santos, usted le aprendió muy bien a su papá (Uribe) en la lección más importante: how to steal a country, for dummies (by Uribe-léase con acento paisa). Usted lo aprendió y lo aplica muy bien. Uribe dejó que el mar de San Andrés se fuera a juicio y usted...dejó que se llevaran el mar. Uribe dejó unas FARC debilitadas y listas para una negociación. Usted las está fortaleciendo y su negociación está siendo peor de lo que esperábamos...
Usted Señor Santos está vendiendo el otro medio país. Ya no tenemos ISAGEN, usted la vendió con todo e hidroeléctricas, territorio natural y todo lo que eso implica. Señor Santos usted es un traidor de la patria! Primero los páramos, y ahora también nuestros bosques y lagos! Qué nos espera? Qué más quiere vender? De paso no quiere encimar el nevado del Ruiz, o la Sierra nevada de Santa Marta con todo y tribus nativas?
Pero yo qué puedo hacer! Yo que soy una ciudadana del común. Una estudiante que lo único que he buscado es crecer para aportar algo a mi tierra. Ya no. Señor Santos, yo vivo en Europa. Yo me gané a punta de esfuerzo una beca ofrecida por la comisión europea para estudiantes de todo el mundo. Si señor, me la gané sobre estudiantes de la India, China y muchos países donde se considera que la educación es mejor que la nuestra. Yo pensaba que nuestra educación estaba bien, pero ahora hasta eso lo arruinó! No señor, yo no apliqué a Colfuturo ni a ninguna de sus becas (que en realidad son vender el alma al diablo).
Usted se pregunta por qué hay tantos cerebros fugados? por gente como usted. Las personas que salimos del país con el anhelo de regresar a aportar a nuestro propio desarrollo, ahora lo vemos cada vez más difícil. Cómo volver a un país donde el salario que me van a ofrecer no va a alcanzar para lo que mi familia necesita? Cómo volver a un país donde un ex-guerrillero gana más que yo? Cómo volver a un país donde las áreas de mi profesión están siendo vendidas al extranjero? Cómo volver a un país donde el pueblo escoge gobernantes como usted o Uribe?
Señor Santos, no nos arruine más la vida.
Colombia, ahí está lo que escogimos. Ahí tienen a sus hijos.
Muchas gracias y hasta luego."

18/12/15

Mi opinión sobre el Islám

Yo no sé mucho de política, ni de guerras y mucho menos de religión. Sólo sé una cosa: somos humanos y nos matamos por razones tan mínimas que da vergüenza.

Llevo un poco más de un año en Europa y da grima ver cómo en occidente está creciendo la islamofobia a velocidades alarmantes. Sin embargo, hay muchas cosas para tener en cuenta si alguien quiere ponerse en una posición anti #lo que sea #.

Primero para poder odiar una religión deben haber muchas razones. Una de ellas es que la religión sea completamente racista, elitista, machista y violenta. El islám, por ejemplo, según desde el punto que se vea es una religión de "amor", o una religión que promueve todo lo que he comentado. Pero entonces, si la religión promueve el odio, el castigo, el auto flagelarse, el maltrato a la mujer...por qué tantas personas la siguen?

Yo no puedo en mi situación decir que los musulmanes son una cosa o la otra (yo también soy extranjera). Tengo amigos musulmanes y nunca he visto que promuevan nada de esas cosas que nos muestran en televisión. En este punto de mi existencia creo sinceramente que el problema es de las personas, influenciadas por una mala visión de la religión. En algo si estoy de acuerdo: la religión (cualquier religión) es el camino a la perdición del hombre y por eso no pertenezco a ninguna. Si no tuviéramos religiones, sería más fácil considerar al otro como prójimo.

Ahora, en el ámbito político, es sabido que la guerra en Siria es guiada por el petróleo. Al ser una zona ubicada estratégicamente para el transporte de petróleo (o todo tipo de bienes), pues todo el mundo la quiere controlar. Yo no me las sé todas, pero eso es suficiente para entender que somos unos "gilipollas" y hemos fracaso como raza: nos estamos matando por tonterías.

En Europa se ha abierto el debate sobre los refugiados de guerra, pues Siria está siendo devastada y los sobrevivientes necesitan re-hacer su vida en nuevas tierras. Y por qué cerrarles las puertas? Alguna vez nos hemos puesto en los zapatos de la gente que sufre por la guerra? Necesitan ayuda, son humanos, son hermanos y no se les puede negar.

Luego viene un grupo de terroristas que pretender matar en nombre de su tal "religión" y envían entre los refugiados, a una cantidad de infiltrados capaces de seguir matando y acabando con el mundo occidental, todo porque somos diferentes y no tenemos sus creencias. Porque según el corán "Los infieles son para vosotros un enemigo declarado". Dónde he visto yo eso antes? Mateo 12:30 "El que no está conmigo, está contra mi; y el que no recoge conmigo, desparrama".

La biblia también está llena de pasajes violentos y que incitan a la violencia, entonces por eso debo odiar a todos los católicos y cristianos? Creo que con eso no estoy de acuerdo.

Pero qué hacer con la cantidad de musulmanes que vienen a occidente con sus tradiciones y costumbres religiosas? se les obliga a cambiar y dejarlas a un lado? se les acepta como son? Creo que lo necesario es enseñar y educar, y que las personas que llegan a una nueva tierra que les está dando la oportunidad de empezar de nuevo, hagan precisamente eso, EMPEZAR DE NUEVO.

No estoy de acuerdo con una islamización de occidente, pero tampoco me gusta que la gente sea menospreciada y humillada por sus creencias (color, procedencia, idioma...). Si ellos pueden aprender a entender que están en una tierra diferente, y que son ellos los que deben adaptarse a las nuevas reglas, creo que ya no seríamos tan "racistas".

Es una posición muy difícil de asumir. No odio a los musulmanes, pero creo que puedo odiar el islám. Como odio el cristianismo. Como odio cualquier religión. A mis amigos musulmanes los quiero y los llevo en mi corazón, y nunca dejarán de ser mis amigos sólo porque sus creencias son diferentes a las mías (que son básicamente nulas).

7/11/15

Lecciones aprendidas en Europa, parte 8 (el transporte)

Hola a todos.

Primero me gustaría hacer una aclaración en cuanto a mi entrada anterior (sobre la comida). En Francia si hay platos que son considerados exquisitos por muchos, pero realmente para mí no lo son, y como el gusto por la comida es netamente subjetivo, pues yo sigo opinando que es horrible. Algunos amigos me han mencionado platos como caracoles, foie gras, canard (pato)...etc... que según ellos son deliciosos, sin embargo de ahí lo único que rescato es el canard, pero no es mi favorito, lo comería una vez al año tal vez. En cuanto a los caracoles simplemente me dan asco (al igual que casi toda la comida de mar) y el foie gras ni se diga...(para los que no saben, es hígado de pato, el maltrato animal en su máxima expresión -busquen cómo se hace y verán-, además de asqueroso, no puedo comerlo).

Continuando con mis innumerables historias y colombianadas en Europa, hoy quiero hablarles de los medios de transporte. A mí me parece encantador que puedas escoger de entre tantas opciones el cómo quieres transportarte. Es que ahora que lo pienso, es inaudito que en Colombia no haya transporte ferroviario ni fluvial, allá toca escoger entre: bus o avión si es público, o su propio coche, porque nadie tiene la maravillosa idea de compartirlo!

Lección número 16: el transporte público

Primero vamos a hablar del transporte interno de las ciudades. Ya lo he mencionado antes con el bus 48 de Lieja, que es realmente una P%ta M$&%da. Sin embargo cuando vemos las demás ciudades, nos quedamos boquiabiertos de cómo todo está sincronizado y funciona a la perfección. Existen tranvías, metros y buses en casi todas las ciudades, y todos los puedes coger normalmente con el mismo pasaje, que tiene una duración de una hora en algunas ciudades o cierta cantidad de paradas en otras. En Colombia te subes al metro con el tiquete y si te bajas tienes que comprar otro, punto.

Los precios sí varían mucho entre ciudades, por ejemplo en Nantes un tiquete de una hora cuesta como 1.5 euro, pero en Hamburgo estamos hablando de pasaje por zonas, entonces si es solo 3 o 4 paradas pagas 1.5 euro, pero para zona más grande el precio incrementa. Yo prefería usar el pasaje del día en Hamburgo, que son 6 euro y puedes usarlo desde las 9am hasta el día siguiente a las 6am. El mensual no me parecía una buena opción en Hamburgo, porque son más de 70 euros y yo siempre me transportaba en la bicicleta. En Nantes, el mensual es como 35 euro, pero tampoco lo compraba porque tenía bici, solo comprábamos tiquetera de 10 y la gastábamos como en un mes.

La mejor que nos pasó al respecto fue en Nantes. Resulta que el pasaje lo debes pinchar cuando estás dentro del tram para que empiece a contar la "hora" de validez. Nosotros como malos ciudadanos nos hacíamos cerca de la marcadora y no lo pinchábamos a menos que se subiera un controlador. En una de esas, tipo 10pm (no sé yo), íbamos Álvaro y yo con un par de cervezas - tal vez sangría - en la cabeza cuando nos subimos al tram hacia casa. yo me senté vigilando en una dirección y él en otra, justo al lado de la marcadora. Pues en una parada, de la nada se subió un controlador justo por la puerta donde nosotros estábamos sentados y en su perfecto francés nos dijo: los tiquetes por favor. Mi cara estaba congelada, mis pulsaciones a mil porciento y miré a Álvaro con ojos de perro: qué hacemos!!!

Él con su cara de paciencia miró al controlador y le dijo: un momento por favor. Cogió un pasaje, lo pinchó en la marcadora y luego cogió el otro y lo pinchó. Así con la conchudez más absurda del mundo! yo no podía aguantarme la risa. La cara del controlador ya la pueden imaginar, y yo orinada de la risa! El controlador no sabía qué hacer, nos miró y nos pidió identificación, nosotros aún más inteligentes nos hicimos los que no hablábamos francés y él dijo: ah, no french? y nosotros asentimos. Pobre, no pudo hacer el día con un par de extranjeros! jajajaja. Como Álvaro tenía el pie montado en la silla de adelante, el tipo solo pudo decir: foot forbiden, no foot. No ponga el pie sobre la silla. Ok, si señor. Y se fue.

Lección número 17: viajando entre ciudades

Viajar en Europa es muy fácil, tenemos para escoger trenes, aviones, buses o carros compartidos. Por comodidad y precio siempre escojo bus o carro compartido, aunque dependiendo del país, el tren es la mejor opción. Por ejemplo, en Bélgica y Francia, para estudiantes la mejor opción es el tren, hay descuentos muy buenos según la edad y el estatus de estudiante, pero en Alemania el tren ya es bastante costoso.

El carro compartido a mí me parece "la hostia" (como diría Álvaro), porque en una aplicación móvil (o de pc) la gente pone los datos de un viaje que hará en el carro y así los viajeros pueden apuntarse y pagarle por una plaza. Es muy seguro y además conoces y aprendes mucho. Creo que ha habido intentos de aplicarlo en Colombia, pero la desconfianza no nos deja (yo al principio era muy desconfiada debo admitirlo, pero el 90% de las veces me ha ido muy bien).

Lección número 18: la bici

He llegado a un tema álgido en lo que llevo viviendo en Europa. La bici ha sido desde que llegué mi mejor opción en cuanto a diversión, transporte y deporte. Debemos saber y entender que en general en este continente la bici es el principal medio de transporte en la ciudad, por eso es posible llevarla tanto en el bus como en el tren sin ningún problema (siempre que no sea hora pico) y hay regulaciones incluso para transporte de ciclistas en carretera (luces, casco, vías...)

Mi primera bici la compré en Lieja, allí debido a las condiciones topográficas la usaba sólo como deporte y hacía bastante montaña los fines de semana. Como transporte apenas la usé unas pocas veces porque me estaba acostumbrando al clima y condiciones de vida. En Nantes fue mi sistema de transporte principal, es una ciudad semi plana, por lo que la bici es fundamental para recorrerla y conocerla.


Esta soy yo en Nantes con la primera bici...

Es en Nantes donde me robaron mi amada burrita. Esta fue una historia super triste, porque justo nos robaron las bicis a los dos (a Álvaro también) y fue casi como perder las piernas, me sentía inmóvil sin mi bici, era como perder un apéndice de mi cuerpo, fue el dolor hecho realidad. Nunca había estado tan triste como cuando nos robaron las bicis.

La historia es hasta boba, me siento muy culpable de perder a mi negrita porque además ya me lo habían advertido. En Europa por ser el medio más usado, la bici también es el medio más robado! Total que estábamos de turismo Álvaro y yo un domingo por Nantes, recorrimos la riviera y algunos lugares de interés hasta que el hambre nos hizo parar en la plaza de comercio, la principal. Por pereza mía decidimos amarrar las bicis con un solo candado (qué error!) y ya está, en menos de una hora las bicis habían desaparecido y solo quedaba el candado roto en el piso.

Qué hacemos? Pa donde cogemos? a quién llamamos? quién nos ayuda? Joder, estábamos en una plaza llena de gente a medio día! cómo es posible! nos dejaron en la calle, sin movilidad, sin alegría. Dos en uno se hicieron los ladrones ese día. Pues lo de siempre, ir a la estación de policía a poner el denuncio, ir a la tienda donde las compramos a ver si se podía hacer algo, pero como no teníamos seguro, nada, esa platica se perdió.

Nos tocó comprar bicis nuevas y seguir la vida como si nada, qué se le va a hacer. La vida sigue.


La cosa que me compré después del robo, en un ferry en Nantes

La nueva bici que compré era una verdadera porquería. Una plegable, pero es que en serio parecen de juguete. A mí eso no me gusta. En cuanto llegué a Hamburgo la vendí y me compré otra de verdad, una MTB espectacular que aún tengo y siempre amarro con doble candado donde sea que la tenga que dejar.


La nueva bebé viajando en tren de cercanías en Alemania (nótese el cinturón de seguridad)

El que no aprendió bien la lección fue mi españolete. También se compró otra plegable que resultó tener bastantes problemas de fábrica y la tienda le devolvió el dinero. Decidimos comprar una buena MTB para él también y que la usara en Kiel como su medio de transporte pues es una ciudad muy pequeña. 2 meses le duró. Espero que después del segundo robo deje de dar tanta papaya y no vuelva a dejar una bici tan buena amarrada a una reja en la calle con un solo candado. Pobresito, no le quiero dar muy duro, pero es que ya nos había pasado y la verdad estaba más que advertido. Lo siento tanto por él y me duele como si fuera mi bici...pero es este el punto en el que debo decir: te lo dije.

En todo caso, ya se nos viene un nuevo trasteo a Rostock, escribir la tesis, ver materias, la graduación...a ver si encuentro tiempo para seguir escribiendo.