23/5/16

Más comparación entre castellano y latino

Vamos a hacer un salto en las historias de vida (o colombianadas) que me han pasado mientras estoy en Europa, porque definitivamente el español es un tema que nunca vamos a terminar de superar.

No me remonto demasiado a la historia, pues tampoco es mi tema de estudio, sin embargo sabemos que el idioma español se originó en el reino medieval de Castilla y por eso se le conoce como castellano (sobre todo en España se le denomina así, debido a que en el país hay 4 idiomas oficiales: castellano, vasco, catalán y gallego).

El castellano se fue expandiendo por España sobre el árabe (y mozárabe), además de los otros idiomas que se hablaban en la región (como leonés y aragonés). Llegó a ser tan expandido que ahora es el idioma oficial de 20 países en América y Guinea Ecuatorial. Para más información Google responderá a tus dudas.

Si bien ya conocemos los orígenes del idioma y sabemos que en España se habla el castellano más "puro", en Latinoamérica (incluyendo a los hispanos residentes en Estados Unidos), la cantidad de personas hispano hablantes es inmensamente mayor a la totalidad de ciudadanos españoles. Tan sólo México tiene más de 122 millones de habitantes, y Colombia 48 millones, mientras España es el tercero con 47 millones.

Sabiendo estas cifras, podemos centrarnos más en la situación particular en la que me veo inmersa día a día: los españoles creen que el "pancho" (que es como ellos nos llaman al español latino) es impuro y hasta insultante a su tan "perfecta" pronunciación. Vale, yo entiendo que nosotros no pronunciamos correctamente las "c" y "z", lo cual sin duda conlleva a que una gran cantidad de población tenga mala ortografía. Porque es verdad! En mi país muchísima gente no distingue entre Cima - Sima, Caza - Casa, Sesión - Cesión.... etcétera...etcétera...etcétera...

Pero también es cierto que existen diferentes tipos de doblajes al español: porque el idioma ha evolucionado! He visto algunas películas más de una vez con doblaje al "castellano", español latino e incluso español mexicano, y saben qué? las mejores versiones (y lo más seguro es porque yo lo soy) son las versiones en latino. Por qué? porque los doblajes en latino tienen más emoción, más expresión y más fluidez. Las películas o series dobladas al castellano me parecen sosas y aburridas, parecen literalmente robots.

Sin embargo debemos admitir que estas diferencias hacen de nuestro idioma una lengua rica en vocabulario y acentos, que lleva al punto de no entendimiento entre personas de diferentes países - o regiones - al usar diversas palabras o expresiones.

Vuelvo a mi comparación en específico de mi "latino" con el castellano que escucho día a día en la familia de Álvaro, en las calles y en otras ciudades de España.

Como he mencionado antes, en España se hablan 4 idiomas, por lo tanto cada región tiene acentos muy diversos (y también divertidos). Al principio yo no podía distinguir a un Madrileño de un Barcelonés, pero ahora puedo distinguir muchos acentos e incluso me he dado cuenta que su castellano en realidad no es tan "puro".

Claro, en Castilla se habla muy bien, con un acento más neutro y pronunciación bastante precisa, pero en el resto de España no! Y es evidente que los mismos españoles (como los latinoamericanos) son bastante racistas en ese sentido. Si no me creen, pregúntenle a un madrileño lo que opina de un murciano o cartaginés. Además de eso hay claras posiciones nacionalistas que ya conocemos (catalanes, vascos e incluso gallegos), por lo que España no es un país demasiado unido como creeríamos. Pero vamos a hablar de situaciones más específicas. Los problemas internos del país ya los solucionarán ellos mismos.

Cuando de la madre se trata, los españoles son muy respetuosos. Si se habla a un tercero se le llama madre, y a ella directamente se le dice mamá. Yo a mi mamá le digo mami y a mi papá papi, y ellos de igual manera me llaman mami, es como más tiernito jeje. También son en general bastante redundantes, usan mucho expresiones como subir arriba, bajar abajo, salir fuera y entrar dentro, de las cuales nosotros nos burlamos casi siempre.

Alguna vez que hice deporte le dije a Álvaro "estoy mamada", que significa que estoy fatigada, pero para él eso significa (en mexicano) "estar pedo" o en colombiano "estar prendo". La palabra bañarse la usan únicamente cuando es en una piscina, bañera o en el mar, pero para nosotros también puede ser ducharse. La cuajada acá es como la gelatina sin sabor, que usamos para darle esa textura a los postres, pero es que para nosotros la cuajada es un tipo de queso.

Así mismo hay muchas otras expresiones y palabras que a veces toca traducir entre uno y otro porque no nos entendemos. Acá haré una pequeña demostración, pero insisto, es un tema de no acabar. Primero menciono la palabra en castellano y luego en colombiano, para que no haya confusiones.


En un pispás                            ----->   en un momentico, en un dos por tres, a la carrerita. rapidito.

Ligar con alguien o
Tirar los trastos                       ----->   echar los perros, coquetear

Tirarse a alguien                     ----->   comerse a alguien

Mandar a hacer puñetas o
Mandar a tomar por saco  o
Vete a tomar por culo o           ----->   mandar a la mierda
Vete a freir espárragos

Chaval                                     ----->   pelao, joven, chino, chico

Ponerse negro                          ----->   enojarse, ponerse bravo, estar puto, emputarse

Me mola                                   ----->   me gusta mucho

Madre mía!                              ----->   expresión de sorpresa; Ay Dios mío!

Qué fuerte!                               ----->   parecido a "madre mía": qué horror!

Es una golfa(o)                        ----->   es una perra (o), grilla, zorra

Un piso                                    ----->   un apartamento

Ponerse las botas                     ----->   comer como un cerdo

Tener mono de algo                  ----->   tener un antojo de algo

Yonky                                        ----->   drogo (que consume cualquier cosa)

Fumao o fumeta                        ----->   marihuanero

Pachucho                                   ----->   estar enfermo

Agua del tiempo                       ----->   agua al clima

Y punto pelota                          ----->   ya está, punto y final, se acabó

Espero que les haya gustado esta entrada (y no haya tocado susceptibilidades). Cada día me enamoro más del castellano (aunque no lo voy a hablar jamás, porque no soy capaz) y cada vez me enamoro más del latino, porque la diversidad hace que las cosas sean más bellas. Hasta la próxima!




29/4/16

Historias de vida 1

En esta nueva etapa de escritos, contaré algunas experiencias únicas que he vivido en Europa por varios motivos: soy tonta, me he enfermado, he viajado, no conocía, entre otras. Hoy contaré dos que me ocurrieron en diferentes lugares y en condiciones diferentes.

La primera anécdota me ocurrió en Nantes, cuando llevábamos pocos días de habernos mudado. Yo estaba muy emocionada por tener un aparta-estudio sin tener que compartir cocina ni baño, era feliz en mi cueva. Mi pequeña casita tenía todo lo suficiente para mí: cama, escritorio, mesa, cocina y un baño grande. La cocina estaba bastante bien equipada, incluso tenía un microondas y hasta me estaba volviendo adicta a cocinar todos los días.

Una noche tuvimos una "fiesta" en la universidad y yo tenía mucha hambre pero no tenía tiempo de preparar algo elaborado, así que pensé en hacerme unos huevos duros antes de irme. Busqué la forma de hacerlos rápido en el microondas (claro, con las precauciones dizque necesarias), pero no funcionó. Todo pasó en cámara lenta, miré al microondas y de repente el huevo explotó, abriendo la puerta de golpe y casi dándome en la cara...ya sabrán cómo quedó todo... y también cuánto se burlaron de mí por eso. Pues bueno, aprendí que por más que haya leído que se pueden hacer huevos en el microondas, es mejor no intentarlo!



Bueno, ya pasé por tonta con esa historia, así que no más burlas pues!

Ahora nos movemos a Hamburgo, también unos días después de haber llegado. Resulta que el tercer semestre del master los estudiantes teníamos la opción de escoger el lugar al que nos queríamos mudar según nuestras espectativas en cuanto a prácticas y finalización de los estudios. Entonces 10 estudiantes escogimos Alemania, y solo algunos estábamos en Hamburgo, entre esos uno de los indios, un brasileño, un ruso y yo.

Uno de los primeros fines de semana, el amigo indio me invitó a su apartamento a almorzar con él, la deliciosa comida india que cocina ese chico. Yo pues me sentí un poco rara de comer con la mano (que es la costumbre india), pero al final disfruté mucho la comida, que estaba realmente muy picante, pero deliciosa. Los indios para pasar el picante suelen tomar yogurt (sin azúcar y sin sabor) con el almuerzo, y la verdad es que funciona muy bien. Obviamente es muy raro uno tomar un yogurt con el arroz (se le pone al arroz!) pero dejando de lado los pensamientos escrupulosos - y yo soy muy escrupulosa - me lo comí todo con gusto.

Ese mismo día tenía una cita para ver la bici que iba a comprar. En Alemania se usa mucho comprar y vender por un sitio web, es bastante seguro si sabes usarlo. Decidí encontrarme con el dueño de la bici al otro lado de la ciudad, y el indio de por sí vivía bastante lejos, así que me tomaba casi una hora para llegar en metro hasta la cita de la bici. Después de comer decidí irme en el siguiente tren de velocidad para poder llegar a tiempo.

Mientras iba de camino empecé a sentirme mal, como una revoltura de estómago. Claro, con la cantidad de condimento y picante que me dio mi amigo, cualquiera se pondría malo. LLegando a la estación central de Hamburgo - que por cierto es una de las estaciones con más flujo de pasajeros de Europa - ya no me sentía mal del estómago sino también mareada, me empecé a poner pálida y sentía que me iba a desmayar.

Cogí el metro hacia el sur, que era donde estaba el chico de la bici. y me sentía cada vez peor. Los otros pasajeros ya me veían la cara de semi-muerta y comenzaban a preocuparse. "Vamos, una sola parada más" me decía a mí misma en un punto de palidez máximo. El metro paró, me bajé y corrí al andén del otro lado a vomitar todo lo que salía de mi cuerpo. Sentía que tenía una bomba dentro de mí y no me importaba que media estación me estuviera mirando.

Cuando terminé mi tarea, que ya sentía que me iba a desmayar finalmente, llegó mi ángel de la guarda. No sé cómo más describir a una persona que no me conoce, no sabe si estoy borracha o enferma, no sabe que no soy alemana, me ve casi desmayada y se acerca a ayudarme. Esta chica me tomó de la mano, me llevó a la tienda más cercana y me consiguió agua. Cuando consiguió que me sentara simplemente desapareció.

Al cabo de unos minutos llegó el dueño de la bici con ella, mi negrita, mi compañera de caminos, que desde ese día se convirtió en mi mejor amiga y ahora no la pienso dejar en ningún lado. Ese día compré mi bici y también aprendí que no puedo comer mucho picante.

Pronto contaré más anécdotas, algunas son colombianadas, algunas son tonterías, pero siempre escribiendo con la intención de nunca olvidar. Hasta pronto.

28/3/16

Lecciones aprendidas en Europa, parte 9 (el papeleo)

Es hora de seguir con las lecciones de vida, que son más bien de adaptación a un estilo totalmente diferente a lo que estoy acostumbrada. Hoy debo hablar de la tortura de mudarse a una nueva ciudad, en otro país, incluso después de estar viviendo unos meses en Europa.

Como sabemos, existen diferencias entre lo que es Europa, Unión Europea, Zona Euro y Zona Schengen (si no sabes distinguirlas, google te puede explicar). Ya les he contado cómo fue la aventura de llegar a Bélgica y algunas vivencias en Francia y Alemania, pero no he contado nada de lo que hay que correr en cada país para ser legal y estar tranquilo. Es tanto el corre-corre que a veces uno piensa que ser "ilegal" es la mejor opción.

Lección número 19: el registro en el ayuntamiento.

Pues bueno, lo primero fue al llegar Bélgica. Cuando uno aplica a visa de estudiante en este país, estando en Colombia, la condición contra entrega es: debes registrarte en el ayuntamiento dentro de los primeros 7 días a tu llegada, de lo contrario puedes acarrear multas e incluso ser expulsada de zona Schengen. Y uno piensa "qué carajos quiere decirme?".

Uno todo juicioso lo primero que hace es alquilar la habitación y luego correr al ayuntamiento a ver qué es lo que hay que hacer. Pero uno todo recién llegado, imagínense el problema para hablar por señas porque el francés era nulo. Finalmente conseguí registrarme, llevando una cantidad de papeles que es como pedir visa de nuevo, y después de 3 largos meses de espera, conseguí mi tarjeta de residencia belga (que al final sólo sirvió por 2 meses, pues el semestre siguiente tuve que hacer lo mismo en Francia).

Luego nos mudamos a Francia, por lo que es necesario des-registrarse del ayuntamiento de Bélgica. Y entonces se hace lo mismo en el ayuntamiento francés. Es de aclarar que para mudarnos debimos aplicar a una nueva visa de estudiante, ya que normalmente para cada país se debe hacer ese proceso, entonces es lo mismo una y otra vez. En Francia sin embargo, las políticas son diferentes, por lo que tuve que hacer incluso examen médico dentro de la oficina de extranjería (donde obtenía la extensión de residencia después de estar registrada en el ayuntamiento). Y otra cosa es la ayuda del gobierno para la vivienda a estudiantes y personas con bajos recursos, gracias a esto podía reducir los gastos mensuales (que son altísimos en ese país).

Lección número 20: ojo con los registradores!

Esta no la he contado en la parte 8. Cuando fui a hacer mi papeleo para obtención de tarjeta de residencia, compré un pasaje normal para el tranvía (el hecho de comprar pasaje ya era raro en mí). El pasaje tiene duración de 1 hora o un viaje desde la estación que se "pincha" el papelito. Eran las 8 am cuando lo pinché en el bus desde mi residencia hacia la oficina de extranjería, el viaje eran muchas paradas con cambio de bus a tranvía y 2 líneas diferentes. Al salir de la oficina a las 10 am, decidí no comprar un pasaje nuevo para regresar, porque de ingenua pensé que no me iban a revisar. Pues maldita suerte...cuando menos me di cuenta, me salió un revisor por detrás y me hizo una multa por haber pasado el límite de 1 hora (afortunadamente no fue el de no llevar pasaje!) y tuve que pagar una multita de 45 euros...tonta...tonta...tonta

Continuando con la lección 19, luego de Francia escogí Alemania para hacer mis prácticas y terminar la maestría en la universidad de Rostock. Otra vez el sufrimiento de aplicar a visa primero (en París) y luego estando en Hamburgo registrarme en el ayuntamiento. Al parecer la burocracia alemana no está del todo bien inventada y por algún motivo a algunos compañeros les resultó supremamente difícil obtener la residencia. Sin embargo, yo tuve la suerte de que la oficina de extranjería quedaba en el mismo edificio del ayuntamiento correspondiente a mi barrio, entonces todo lo pude hacer muy fácil. Lo único complicadito fue que me dieron una residencia por sólo 3 meses, por lo que tuve que regresar para buscar extensión hasta el final de la maestría, pero todo salió bien, sin contratiempos (a excepción de la señora que sólo quería hablar en alemán porque "estamos en Alemania y acá se habla alemán").

Luego nos fuimos a Rostock para terminar el semestre y el mismo paseo: ir al ayuntamiento y registrarse. Esta ciudad es muy bonita, de hecho me encanta para vivir porque es pequeña, como un pueblo, y además te dan 100 euros de bienvenida. Así solamente, 100 euros por irte a vivir a una ciudad en Alemania oriental, qué divertido.

Lección número 21: extensión de residencia

Al terminar la maestría de igual manera se terminaba mi permiso de residencia, y la pregunta de rigor es "y ahora qué?". Ya me había des-registrado del ayuntamiento de Rostock, estaba digamoslo en unas "vacaciones" obligatorias en España, en casa de Álvaro. Ahora todos los días tenía que responder a esa pregunta y cada día la respuesta era más abrumadora "NO LO SÉ!"

Las opciones estaban muy claras:


  1. Aplicar a visa belga como estudiante, pues seguimos registrados en la universidad de Lieja hasta que termine el año académico (septiembre).
  2. Aplicar a visa francesa por haber terminado los estudios en una universidad de ese país (la maestría está registrada como de la universidad de Lieja y de Nantes).
  3. Aplicar a extensión de residencia en Alemania por haber estudiado en una universidad de ese país.
  4. Aplicar a visa de turismo en España por vivir ahí con Álvaro.
Todas las opciones se veían bastante prometedoras, hasta que empecé a investigar (y preguntar muchísimo a diferentes fuentes) y llegué a varias conclusiones:

  1. La visa belga es un verdadero "coñazo". Debía aplicar desde Alemania por ser mi país de residencia "legal", pero los requisitos eran exactamente los mismos que cuando estaba en Colombia, incluido examen médico y registro de antecedentes penales (en mi país de residencia de los últimos 6 meses, es decir Alemania)...esas cosas fueron horribles en Colombia, así que imagínense en Alemania, además de costosos y de que no sabía cómo se hace nada de eso.
  2. Para la visa francesa el requisito es "un permiso de residencia vigente", en Francia claro está. Lo cual no tengo, porque ya se había vencido la que había sacado cuando estudiaba allá. Así que esa opción fue descartada.
  3. Mi condición de estudiante en la universidad de Rostock no era de estudiante corriente, sino como una especie de intercambio, por lo que esta opción era bastante compleja para mí. Lo que podía hacer era extender la visa por búsqueda de trabajo siempre y cuando lo hiciera antes de que se venciera la residencia actual, es decir solo 20 días me quedaban.
  4. El embajador de España en Colombia no pudo (o no quiso) hacer nada al respecto.
Decidí entonces darle la oportunidad a Berlín. Ahora sólo me faltaba rentar una habitación, casa o lo que sea para demostrar que vivía allá, el resto de documentos los tenía al día. Lo que no me esperaba es que en Berlín las cosas fueran tan diferentes de Hamburgo, e incluso se sufrió muchísimo:

Primero conseguí que un conocido de un amigo me registrara como que vivía en su casa (procedimiento que sólo puede hacer el propietario de una casa, por lo tanto es muy difícil de lograr). La condición es obviamente contra un pago mensual según la cantidad de meses que necesite hasta encontrar trabajo. No es algo ilegal, digamos que vivo ahí mientras estoy de vacaciones por España.

El segundo paso es el registro en el ayuntamiento. Ahí empieza el dolor de cabeza. Resulta que con el tema de los refugiados, Berlín está llena de personas que quieren registrarse y obtener permiso de residencia, por lo tanto todos los ayuntamientos están siempre llenos y la única manera de hacer el registro es por medio de una cita previa. Fui a Berlín por una semana, cómo iba a obtener una cita previa?

Revisé varios ayuntamientos y por recomendación de mi amigo, fui a uno justo una hora antes de la apertura, para estar entre los primeros y lograr que me atendieran sin cita previa. Mi amigo vive al otro lado de la ciudad, por lo que tuve que levantarme a las 5 am para estar allá a las 7 am. luego a las 8 am me dieron un turno para ser atendida a las 8 36 am. Me registré en el ayuntamiento de la forma más rápida que casi nadie ha logrado!

Luego con ese documento en mano era hora de ir al siguiente paso burocrático: la oficina de extranjería. Resulta que siendo la capital de Alemania, Berlín sólo tiene una oficina de extranjería que atiende sin cita solo martes y jueves, miércoles sólo con cita y siempre hay fila desde las 4 am para los que no tenemos cita. Eran las 11 am de un maldito miércoles...así que mi extensión de residencia tendría que esperar hasta el siguiente día (teniendo en cuenta que mi regreso a España era el sábado). Así que me levanté muy a las 3 am para poder llegar antes de las 5 am a hacer la fila.

Al llegar a las 4 45 am ya había fila. Sí señores, y no sólo una: dos. "Cuál fila será?" Mientras abrieron las puertas para entregar los turnos, había personas de fila y fila que preguntaban al otro lado cuál de las dos era la correcta, y la verdad es que en ninguna de las dos la gente sabía con certeza qué hacer. Uno de los chicos de la otra fila (que se llenaba cada vez más) me ayudó a colarme cuando supimos que era esa y no la nuestra la fila correcta. Mi sorpresa cuando supe que el chico era sirio y sus acompañantes eran refugiados (no hablaban una pizca de alemán, ni inglés, ni francés...sólo árabe) entonces me dediqué a hablar con mi nuevo amigo (él no era refugiado, sólo se hizo amigo de ellos ahí).

A las 6 am abrieron las puertas y recibimos nuestro turno. Me tocó el número 5! qué felicidad! y ahora a esperar hasta las 10 am que empezaran a atender a las personas. Bueno pues con ese chico decidimos irnos a desayunar y pasar el tiempo en la residencia estudiantil donde vive. Todo el tiempo en el metro nos contamos nuestras vidas un poco y al final nos enteramos de nuestros nombres...si, me fui a casa de un total desconocido, sirio... y ahora somos un par de conocidos.

Al regresar a la oficina, nos atendieron antes de las 11 am y yo salí como anonadada por lo que logré. Me ofrecieron la residencia por 18 meses (yo iba por la de 6), pero como mi seguro de vida no era por al menos 12 meses, entonces debo regresar en unos días con un nuevo seguro y así obtendré mi nueva residencia alemana para buscar trabajo!

Hasta aquí la lección. Pronto algunas experiencias nuevas y viejas.



22/2/16

Español: Castellano vs Latino

Llevo mucho tiempo tratando de publicar esta entrada, pero es muy compleja para hacerla en un momento. Son tantas las diferencias entre los distintos tipos de español que es incluso imposible escribirlo todo en este blog. En este caso voy a enfatizar (por obvias razones) en el español "castellano" de Álvaro (Salamanca, España) y el "latino" mío (Medellín, Colombia).

Cuando leas esta entrada debes tener en cuenta que hay muchas otras diferencias, porque en latinoamérica tenemos muchísimas variaciones para la misma expresión o palabra. Acepto también que muchas de las palabras que usamos son muy feas comparadas con el castellano y a veces simplemente no tienen sentido, pero las usamos tanto que ya es difícil quitarlas de nuestro vocabulario. Además odio todos los doblajes en castellano, son demasiado perfectos y sin emoción, en cambio los doblajes en latino son muy buenos, usan muchos dichos y frases que sólo nosotros entendemos (igual prefiero todo en versión original). Es normal, Álvaro odia el doblaje latino precisamente por la misma razón.

Cuando nos conocimos en Lieja, debo admitir que teníamos bastantes problemas de comunicación, a pesar de hablar el mismo idioma. Uno de esos días me dijo que por favor fuera a su habitación para ayudarle con algo del internet creo, yo le dije "ahora voy" lo cual para mí significa en un rato, luego, después de que termine lo que estoy haciendo. Pues el pobre se quedó esperando como tres horas (literal), porque para él "ahora" es ya.

En algún momento me dijo "hoy me levanté pronto". Yo me quedé un poco desubicada, pues "pronto" lo uso solo para futuro cercano, no para pasado, y mucho menos para reemplazar la palabra "temprano".

Es muy chistoso (o para mí "charro") cuando estamos bebiendo una cerveza ("chela", "birra") y que me diga "está fresquita" para referirse a "está fría". Para mí que algo esté fresco significa que está recién hecho, sacado del grifo, leche recién ordeñada por ejemplo está fresca, una fruta cortada del árbol está fresca. También lo usa para decir que está haciendo frío, si yo digo "hoy hace fresco" (que en realidad nunca uso, mejor diría "hoy está fresco") quiere decir que no hace ni frío ni calor. Frío es frío y caliente es caliente.

Cuando dice "qué mujer tan fresca" en realidad está diciendo que es una "grilla", va mal vestida, mostrona, es "mañé" (para él "hortera"). Pero yo lo entendería como que a la mujer no le importa mucho lo que está haciendo, no siempre tiene que ver con su forma de vestir.

Al principio del máster teníamos que hacer mucho papeleo, en cuanto al registro en el ayuntamiento y todo lo demás. Cuando fui a sacar mi carnet de salud me dijo "bueno, ahora necesitamos registrarnos en el sistema sanitario", a mi me dio mucha risa, porque sé que es correcto, pero casi nunca usamos la palabra "sanitario" para otra cosa que el "water" del baño.

Cuando vamos por la calle vemos muchos "coches" de lujo. Para mí el coche es el que hala el caballo o que se usa para cargar el bebé, pero eso es "carro" para él. Así que cuidado si te atropella un carro o un coche, el golpe es diferente según el país.

Si digo "me da pena" lo que quiero decir es que "me da vergüenza", pero para ellos está relacionado con "me da pesar". Si yo digo "qué boleta" quiero decir que algo es feo, da vergüenza, es mañé, no tiene sentido, o muchas otras situaciones. La boleta también es el tiquete para entrar al estadio, pero para ellos eso es "billete", aunque billete es dinero en papel para mí o tal vez el billete de avión.

En el estadio viendo fútbol yo diría "se comío un gol" o sea, no hizo el gol aunque tenía el arco abierto. La misma expresión para él significa que el arquero es tan malo que regaló el gol (por eso se lo comió), o sea "ha hecho una cantada". Para apostar por el resultado yo haría una "polla" con mis amigos, lo cual es "porra" para él, porque polla es lo que nosotros llamamos "chimbo", o sea lo contrario a "coño" (miembro femenino o vagina) o "chimba". También a la "chocha" la llama "pepo".

Cuando algo es muy malo, exageradamente malo, algunos "paisas" (como se le dice a la gente de Medellín) usan la palabra "gonorrea" - que es super fea, pero yo a veces la uso, en casos en que ninguna palabra puede describir la situación tan horrible, mala, fea que se está viviendo. También usamos "pelle". Él a veces usa "vaya ful" o "vaya castaña", pero yo no entiendo cuando.

Cuando uso "chimbo" también me refiero a que algo es malo, falso o no tiene validez. En cambio "chimba" es algo muy bueno, genial, "bacano", que se sale de las expectativas, que para él es "guay" o "molón". Él usa "coño", "hostia", "puta", "joder" y "mierda" cuando quiere expresar que algo está mal o insultar por algo que ha pasado. En general los españoles usan "mierda" y "cagar" para todo, pero para nosotros está mal visto. Preferimos usar "marica" o "mierda", pero no nos cagamos en todo (y mucho menos en dios), eso nos parece feo.

Pero para nosotros "polla" también es como un "ñero" llama a su novia (un ñero es un "macarra" para él), que es lo contrario a un "pupi" o para él "pijo". Ser "chicanero" es lo mismo que ser presumido. Un amigo es un "parcero", pero para él es un "colega". Un "pirobo" es un "cabrón" (o un hdp).

Cuando vamos en el bus yo "espicho" o "presiono" el botón, pero él lo "pulsa". Para mí "halar" no es lo mismo que "tirar", de hecho son opuestos pues para mí "tirar" es "lanzar".  Cuando digo "tenme ahí" es "sujeta esto" por un momento. La palabra "empanada" para mí hace referencia a un plato típico de nuestra región, que además es delicioso, para él significa "güeva". Ahora si la chica es muy "ñoña", él la llama "empollona". Esa misma chica es muy "juiciosa" o también "aplicada".

Lo mejor es cuando se inventa palabras (eso también lo hago yo), por ejemplo cuando va a cerrar la puerta con llave me dice "voy a candar", y yo me desinflo de la risa (él dice que se usa en Salamanca, pero pa mí que se la inventó). Cuando yo digo "me tiré la comida" significa que la destrocé, tal vez le puse mucha sal (aplica para cualquier cosa), para él "tirar" o "follar" es lo que para mí es "pichar", para algunos en suramérica es "coger" y para otros es "joder". Ahora cuando un colombiano "se viene", ellos "se corren". Cuando una chica tiene un "culito" bonito, él dice "qué culete". Si algo me parece muy grande, bonito, exagerado o fantástico diría "mera -cosa-", él diría "pedazo de -cosa-" o "vaya -cosa-".

Por algún motivo si alguien "me tima" yo diría "me tumbó". Al dinero lo llamo "plata", él lo llama "pasta". A los euros los llama "pavos".  Una hoja de papel es un "folio". Una "niñera", evidentemente para cuidar a los niños es un "canguro". Tener mucho "guayabo" es lo mismo que tener "resaca". Acostarse, tumbarse y recostarse aparentemente son lo mismo para él (bueno, sí hay diferencia, pero a veces los usa por igual).

"Quedarse sopa" viendo una peli al principio no lo entendí, luego me explicó que es quedarse dormido. Hablando de sopa (comida), el lío para saber los horarios de comer es increíble: primero el almuerzo no es lo mismo que la comida ni mucho menos que la cena. Para mí el orden es: desayuno, media mañana, almuerzo, algo, comida y merienda. Para él el orden es: desayuno, almuerzo, comida, -algo que no me acuerdo-, cena y -algo que tampoco me acuerdo. Así que "vamos a comer" es lo que para mí sería "vamos a almorzar".

Cuando se me derrite el helado quedo "untada", él queda "pringado". La palabra "pringado" también la usa para decirle a alguien que es un tonto, "agüevado", "pendejo" o "boludo". En cuanto a la ropa hay muchas diferencias, por ejemplo la "chaqueta" es la "cazadora" para él, pero el "saco" (el del traje y corbata) es la chaqueta para él.

Hay cosas para las que él no tiene una palabra en específico, por ejemplo:

Estar "gomoso" es querer usar algo que acaba de comprar o recibir, por ejemplo la bici nueva, la cámara nueva, el tv nuevo. El problema es que al cabo de un tiempo lo tengas que "devolver" porque tiene algún problema. El mal olor de los pies es la "pecueca", como el mal olor de las axilas es el "golpe de águila" o la "chucha", que también se refiere a la zarigüeya. "Mamar gallo" significa molestar, hacer chistes, "montársela" a alguien, estar de broma. "Sacar la piedra" es hacer que alguien se moleste por algún comentario o acción. Una "vaina" es una cosa, cualquier cosa a la que no queremos llamar por su nombre.

Yo uso la palabra "siempre" para afirmar algo, por ejemplo: siempre hice la tarea, o sea si que la hice. Sé que es bastante raro, pero entre nosotros entendemos.

Si nos molestamos por algo, pues nos ponemos "bravos", o para los venezolanos "arrechos" (que eso para nosotros es "calentón"). Si me quedo perdida en una ciudad nueva digo "estoy embolatada", o si se me pierden las llaves "se me embolataron las llaves".

Cuando una peli es muy mala y cuenta muchas mentiras decimos que es un "buque". Lo mismo decimos cuando un profesor enseña cosas mal o falsas: "lo que enseñó hoy es buque".

Son muchísimas diferencias en el vocabulario y expresiones, que al final hacen que este idioma sea único. Por otro lado, esas diferencias son las que me atraen más a él, pues aprendo mucho cada día, así me la "monte" por hablar "paisañol" y se ría cada vez que me invento una palabra nueva.

Hablar con personas de diferentes regiones también hace mucho la diferencia. Con nuestros amigos argentino y venezolano siempre tenemos que estar explicando las frases que usamos, imagínense la mezcla de acentos. A mí me encanta cuando aprendemos palabras nuevas según el país de procedencia.

El próximo mes volveré con más temas de mis aprendizajes en Europa!

PD: terminando de escribir la entrada él me ha dicho una muy buena y quiero agregarla, yo digo mucho "me la voló" cuando algo me "ha tocado los cojones"!



23/1/16

Carta abierta a Juan Manuel Santos y Álvar Uribe Vélez

Esta carta la escribí a principio de año cuando supe lo de la venta de Isagén, la retomo porque quiero recordar lo que escribí este mes. En febrero viene una entrada que estoy preparando hace mucho tiempo. Abrazos a todos!

"Señores, (no puedo decirles apreciados porque es algo que yo no siento por ustedes)
Es muy común que la gente haga videos mostrando su indignación ante las atrocidades que ustedes dos han cometido en nuestro país. Yo, sin embargo, soy una persona que prefiere escribir, hablar lo hace cualquiera.
Escribo porque me siento completamente indignada con la ineptitud de ustedes dos para dirigir una nación que tenía tanto futuro como la mía, mi país, mi patria boba, que la odio y la amo. La odio por culpa de ustedes. La amo porque es el lugar donde nací y crecí.
Señor Uribe, usted y su secta de seguidores se llenan la boca diciendo que usted dejó el país en excelentes condiciones, que iba a acabar con la guerrilla (a punta de una guerra en la que sus hijos no están obviamente-pero sí les da premios más grandes en su super "empresa"), que la economía iba creciendo, que tenía dizque muy buen sistema de salud. Yo me pregunto: usted en qué país vivía?
Señor Uribe, usted fue ponente de la ley 100, se le olvida? en su gobierno los falsos positivos aumentaron en una medida tan grande que me da pena mencionarla, por su culpa se cerraron las puertas de negociación con Venezuela (uno de nuestros primeros importadores), usted promovió el 4x1000, en su gobierno la gasolina nunca paró de subir de precio, además, gracias a su alta capacidad administrativa, el salario mínimo ha sido tan paupérrimo como lo es ahora mismo, y a sus amigos paracos "desmovilizados" les ofreció una vida más digna que a un ciudadano de a pie. Usted de qué se queja? si incluso usted intentó vender ISAGEN en 2009! (de hecho vendió medio país)
Señor Santos, yo voté por usted. Voté por usted porque prefería tener una esperanza de paz (aunque sabía que en algún momento usted la iba a embarrar). Voté por usted, no porque usted fuera mi candidato favorito, sino porque no quería que otra vez Uribe llegara al poder. Muchos votamos por usted sólo por eso. Y esas personas ahora mismo estamos tratando de hacer una oposición limpia a las estupideces que a usted se le ocurren. Eso sí, siempre he estado del lado de la paz, siempre he apoyado su proceso. Lo que no apoyo es sus decisiones.
Entre todo lo malo que usted ha hecho, por lo menos ha hecho algo bueno, no? Ahora mismo no lo sé, todo lo bueno que usted haya hecho (si es que lo hay), ha sido borrado con lo malo.
Señor Santos, usted le aprendió muy bien a su papá (Uribe) en la lección más importante: how to steal a country, for dummies (by Uribe-léase con acento paisa). Usted lo aprendió y lo aplica muy bien. Uribe dejó que el mar de San Andrés se fuera a juicio y usted...dejó que se llevaran el mar. Uribe dejó unas FARC debilitadas y listas para una negociación. Usted las está fortaleciendo y su negociación está siendo peor de lo que esperábamos...
Usted Señor Santos está vendiendo el otro medio país. Ya no tenemos ISAGEN, usted la vendió con todo e hidroeléctricas, territorio natural y todo lo que eso implica. Señor Santos usted es un traidor de la patria! Primero los páramos, y ahora también nuestros bosques y lagos! Qué nos espera? Qué más quiere vender? De paso no quiere encimar el nevado del Ruiz, o la Sierra nevada de Santa Marta con todo y tribus nativas?
Pero yo qué puedo hacer! Yo que soy una ciudadana del común. Una estudiante que lo único que he buscado es crecer para aportar algo a mi tierra. Ya no. Señor Santos, yo vivo en Europa. Yo me gané a punta de esfuerzo una beca ofrecida por la comisión europea para estudiantes de todo el mundo. Si señor, me la gané sobre estudiantes de la India, China y muchos países donde se considera que la educación es mejor que la nuestra. Yo pensaba que nuestra educación estaba bien, pero ahora hasta eso lo arruinó! No señor, yo no apliqué a Colfuturo ni a ninguna de sus becas (que en realidad son vender el alma al diablo).
Usted se pregunta por qué hay tantos cerebros fugados? por gente como usted. Las personas que salimos del país con el anhelo de regresar a aportar a nuestro propio desarrollo, ahora lo vemos cada vez más difícil. Cómo volver a un país donde el salario que me van a ofrecer no va a alcanzar para lo que mi familia necesita? Cómo volver a un país donde un ex-guerrillero gana más que yo? Cómo volver a un país donde las áreas de mi profesión están siendo vendidas al extranjero? Cómo volver a un país donde el pueblo escoge gobernantes como usted o Uribe?
Señor Santos, no nos arruine más la vida.
Colombia, ahí está lo que escogimos. Ahí tienen a sus hijos.
Muchas gracias y hasta luego."

18/12/15

Mi opinión sobre el Islám

Yo no sé mucho de política, ni de guerras y mucho menos de religión. Sólo sé una cosa: somos humanos y nos matamos por razones tan mínimas que da vergüenza.

Llevo un poco más de un año en Europa y da grima ver cómo en occidente está creciendo la islamofobia a velocidades alarmantes. Sin embargo, hay muchas cosas para tener en cuenta si alguien quiere ponerse en una posición anti #lo que sea #.

Primero para poder odiar una religión deben haber muchas razones. Una de ellas es que la religión sea completamente racista, elitista, machista y violenta. El islám, por ejemplo, según desde el punto que se vea es una religión de "amor", o una religión que promueve todo lo que he comentado. Pero entonces, si la religión promueve el odio, el castigo, el auto flagelarse, el maltrato a la mujer...por qué tantas personas la siguen?

Yo no puedo en mi situación decir que los musulmanes son una cosa o la otra (yo también soy extranjera). Tengo amigos musulmanes y nunca he visto que promuevan nada de esas cosas que nos muestran en televisión. En este punto de mi existencia creo sinceramente que el problema es de las personas, influenciadas por una mala visión de la religión. En algo si estoy de acuerdo: la religión (cualquier religión) es el camino a la perdición del hombre y por eso no pertenezco a ninguna. Si no tuviéramos religiones, sería más fácil considerar al otro como prójimo.

Ahora, en el ámbito político, es sabido que la guerra en Siria es guiada por el petróleo. Al ser una zona ubicada estratégicamente para el transporte de petróleo (o todo tipo de bienes), pues todo el mundo la quiere controlar. Yo no me las sé todas, pero eso es suficiente para entender que somos unos "gilipollas" y hemos fracaso como raza: nos estamos matando por tonterías.

En Europa se ha abierto el debate sobre los refugiados de guerra, pues Siria está siendo devastada y los sobrevivientes necesitan re-hacer su vida en nuevas tierras. Y por qué cerrarles las puertas? Alguna vez nos hemos puesto en los zapatos de la gente que sufre por la guerra? Necesitan ayuda, son humanos, son hermanos y no se les puede negar.

Luego viene un grupo de terroristas que pretender matar en nombre de su tal "religión" y envían entre los refugiados, a una cantidad de infiltrados capaces de seguir matando y acabando con el mundo occidental, todo porque somos diferentes y no tenemos sus creencias. Porque según el corán "Los infieles son para vosotros un enemigo declarado". Dónde he visto yo eso antes? Mateo 12:30 "El que no está conmigo, está contra mi; y el que no recoge conmigo, desparrama".

La biblia también está llena de pasajes violentos y que incitan a la violencia, entonces por eso debo odiar a todos los católicos y cristianos? Creo que con eso no estoy de acuerdo.

Pero qué hacer con la cantidad de musulmanes que vienen a occidente con sus tradiciones y costumbres religiosas? se les obliga a cambiar y dejarlas a un lado? se les acepta como son? Creo que lo necesario es enseñar y educar, y que las personas que llegan a una nueva tierra que les está dando la oportunidad de empezar de nuevo, hagan precisamente eso, EMPEZAR DE NUEVO.

No estoy de acuerdo con una islamización de occidente, pero tampoco me gusta que la gente sea menospreciada y humillada por sus creencias (color, procedencia, idioma...). Si ellos pueden aprender a entender que están en una tierra diferente, y que son ellos los que deben adaptarse a las nuevas reglas, creo que ya no seríamos tan "racistas".

Es una posición muy difícil de asumir. No odio a los musulmanes, pero creo que puedo odiar el islám. Como odio el cristianismo. Como odio cualquier religión. A mis amigos musulmanes los quiero y los llevo en mi corazón, y nunca dejarán de ser mis amigos sólo porque sus creencias son diferentes a las mías (que son básicamente nulas).

7/11/15

Lecciones aprendidas en Europa, parte 8 (el transporte)

Hola a todos.

Primero me gustaría hacer una aclaración en cuanto a mi entrada anterior (sobre la comida). En Francia si hay platos que son considerados exquisitos por muchos, pero realmente para mí no lo son, y como el gusto por la comida es netamente subjetivo, pues yo sigo opinando que es horrible. Algunos amigos me han mencionado platos como caracoles, foie gras, canard (pato)...etc... que según ellos son deliciosos, sin embargo de ahí lo único que rescato es el canard, pero no es mi favorito, lo comería una vez al año tal vez. En cuanto a los caracoles simplemente me dan asco (al igual que casi toda la comida de mar) y el foie gras ni se diga...(para los que no saben, es hígado de pato, el maltrato animal en su máxima expresión -busquen cómo se hace y verán-, además de asqueroso, no puedo comerlo).

Continuando con mis innumerables historias y colombianadas en Europa, hoy quiero hablarles de los medios de transporte. A mí me parece encantador que puedas escoger de entre tantas opciones el cómo quieres transportarte. Es que ahora que lo pienso, es inaudito que en Colombia no haya transporte ferroviario ni fluvial, allá toca escoger entre: bus o avión si es público, o su propio coche, porque nadie tiene la maravillosa idea de compartirlo!

Lección número 16: el transporte público

Primero vamos a hablar del transporte interno de las ciudades. Ya lo he mencionado antes con el bus 48 de Lieja, que es realmente una P%ta M$&%da. Sin embargo cuando vemos las demás ciudades, nos quedamos boquiabiertos de cómo todo está sincronizado y funciona a la perfección. Existen tranvías, metros y buses en casi todas las ciudades, y todos los puedes coger normalmente con el mismo pasaje, que tiene una duración de una hora en algunas ciudades o cierta cantidad de paradas en otras. En Colombia te subes al metro con el tiquete y si te bajas tienes que comprar otro, punto.

Los precios sí varían mucho entre ciudades, por ejemplo en Nantes un tiquete de una hora cuesta como 1.5 euro, pero en Hamburgo estamos hablando de pasaje por zonas, entonces si es solo 3 o 4 paradas pagas 1.5 euro, pero para zona más grande el precio incrementa. Yo prefería usar el pasaje del día en Hamburgo, que son 6 euro y puedes usarlo desde las 9am hasta el día siguiente a las 6am. El mensual no me parecía una buena opción en Hamburgo, porque son más de 70 euros y yo siempre me transportaba en la bicicleta. En Nantes, el mensual es como 35 euro, pero tampoco lo compraba porque tenía bici, solo comprábamos tiquetera de 10 y la gastábamos como en un mes.

La mejor que nos pasó al respecto fue en Nantes. Resulta que el pasaje lo debes pinchar cuando estás dentro del tram para que empiece a contar la "hora" de validez. Nosotros como malos ciudadanos nos hacíamos cerca de la marcadora y no lo pinchábamos a menos que se subiera un controlador. En una de esas, tipo 10pm (no sé yo), íbamos Álvaro y yo con un par de cervezas - tal vez sangría - en la cabeza cuando nos subimos al tram hacia casa. yo me senté vigilando en una dirección y él en otra, justo al lado de la marcadora. Pues en una parada, de la nada se subió un controlador justo por la puerta donde nosotros estábamos sentados y en su perfecto francés nos dijo: los tiquetes por favor. Mi cara estaba congelada, mis pulsaciones a mil porciento y miré a Álvaro con ojos de perro: qué hacemos!!!

Él con su cara de paciencia miró al controlador y le dijo: un momento por favor. Cogió un pasaje, lo pinchó en la marcadora y luego cogió el otro y lo pinchó. Así con la conchudez más absurda del mundo! yo no podía aguantarme la risa. La cara del controlador ya la pueden imaginar, y yo orinada de la risa! El controlador no sabía qué hacer, nos miró y nos pidió identificación, nosotros aún más inteligentes nos hicimos los que no hablábamos francés y él dijo: ah, no french? y nosotros asentimos. Pobre, no pudo hacer el día con un par de extranjeros! jajajaja. Como Álvaro tenía el pie montado en la silla de adelante, el tipo solo pudo decir: foot forbiden, no foot. No ponga el pie sobre la silla. Ok, si señor. Y se fue.

Lección número 17: viajando entre ciudades

Viajar en Europa es muy fácil, tenemos para escoger trenes, aviones, buses o carros compartidos. Por comodidad y precio siempre escojo bus o carro compartido, aunque dependiendo del país, el tren es la mejor opción. Por ejemplo, en Bélgica y Francia, para estudiantes la mejor opción es el tren, hay descuentos muy buenos según la edad y el estatus de estudiante, pero en Alemania el tren ya es bastante costoso.

El carro compartido a mí me parece "la hostia" (como diría Álvaro), porque en una aplicación móvil (o de pc) la gente pone los datos de un viaje que hará en el carro y así los viajeros pueden apuntarse y pagarle por una plaza. Es muy seguro y además conoces y aprendes mucho. Creo que ha habido intentos de aplicarlo en Colombia, pero la desconfianza no nos deja (yo al principio era muy desconfiada debo admitirlo, pero el 90% de las veces me ha ido muy bien).

Lección número 18: la bici

He llegado a un tema álgido en lo que llevo viviendo en Europa. La bici ha sido desde que llegué mi mejor opción en cuanto a diversión, transporte y deporte. Debemos saber y entender que en general en este continente la bici es el principal medio de transporte en la ciudad, por eso es posible llevarla tanto en el bus como en el tren sin ningún problema (siempre que no sea hora pico) y hay regulaciones incluso para transporte de ciclistas en carretera (luces, casco, vías...)

Mi primera bici la compré en Lieja, allí debido a las condiciones topográficas la usaba sólo como deporte y hacía bastante montaña los fines de semana. Como transporte apenas la usé unas pocas veces porque me estaba acostumbrando al clima y condiciones de vida. En Nantes fue mi sistema de transporte principal, es una ciudad semi plana, por lo que la bici es fundamental para recorrerla y conocerla.


Esta soy yo en Nantes con la primera bici...

Es en Nantes donde me robaron mi amada burrita. Esta fue una historia super triste, porque justo nos robaron las bicis a los dos (a Álvaro también) y fue casi como perder las piernas, me sentía inmóvil sin mi bici, era como perder un apéndice de mi cuerpo, fue el dolor hecho realidad. Nunca había estado tan triste como cuando nos robaron las bicis.

La historia es hasta boba, me siento muy culpable de perder a mi negrita porque además ya me lo habían advertido. En Europa por ser el medio más usado, la bici también es el medio más robado! Total que estábamos de turismo Álvaro y yo un domingo por Nantes, recorrimos la riviera y algunos lugares de interés hasta que el hambre nos hizo parar en la plaza de comercio, la principal. Por pereza mía decidimos amarrar las bicis con un solo candado (qué error!) y ya está, en menos de una hora las bicis habían desaparecido y solo quedaba el candado roto en el piso.

Qué hacemos? Pa donde cogemos? a quién llamamos? quién nos ayuda? Joder, estábamos en una plaza llena de gente a medio día! cómo es posible! nos dejaron en la calle, sin movilidad, sin alegría. Dos en uno se hicieron los ladrones ese día. Pues lo de siempre, ir a la estación de policía a poner el denuncio, ir a la tienda donde las compramos a ver si se podía hacer algo, pero como no teníamos seguro, nada, esa platica se perdió.

Nos tocó comprar bicis nuevas y seguir la vida como si nada, qué se le va a hacer. La vida sigue.


La cosa que me compré después del robo, en un ferry en Nantes

La nueva bici que compré era una verdadera porquería. Una plegable, pero es que en serio parecen de juguete. A mí eso no me gusta. En cuanto llegué a Hamburgo la vendí y me compré otra de verdad, una MTB espectacular que aún tengo y siempre amarro con doble candado donde sea que la tenga que dejar.


La nueva bebé viajando en tren de cercanías en Alemania (nótese el cinturón de seguridad)

El que no aprendió bien la lección fue mi españolete. También se compró otra plegable que resultó tener bastantes problemas de fábrica y la tienda le devolvió el dinero. Decidimos comprar una buena MTB para él también y que la usara en Kiel como su medio de transporte pues es una ciudad muy pequeña. 2 meses le duró. Espero que después del segundo robo deje de dar tanta papaya y no vuelva a dejar una bici tan buena amarrada a una reja en la calle con un solo candado. Pobresito, no le quiero dar muy duro, pero es que ya nos había pasado y la verdad estaba más que advertido. Lo siento tanto por él y me duele como si fuera mi bici...pero es este el punto en el que debo decir: te lo dije.

En todo caso, ya se nos viene un nuevo trasteo a Rostock, escribir la tesis, ver materias, la graduación...a ver si encuentro tiempo para seguir escribiendo.






19/10/15

Lecciones aprendidas en Europa, parte 7 (la comida)

A mis amigos, lectores, seguidores, etc les ofrezco disculpas. Deben estar pensando que soy lo peor de lo peor, con tanto tiempo viviendo en Europa y me he alejado por semanas del blog, qué pena con ustedes: tienen razón, soy de lo peor! Es que con tanto qué escribir y contar a veces me quedo pensando qué es lo importante o lo mejor para mostrar en la siguiente entrada para que no se me aburran.

Esta vez vamos a hablar de un tema muy importante para todos cuando llegamos a tierras lejanas: la comida. Es que a quién no le ha pasado? lo primero en lo que uno piensa cuando se muda a otra ciudad es en la comida. Cómo voy a hacer para cocinar? Qué comen ahí? Será muy caro? y si me muero de hambre? (bueno, eso no). Pues yo en lo único que pensaba cuando llegué es: bruta, con esta cantidad de chocolate belga, me voy a volver como un buñuelo!!! Y sí.

Pues la única vez que he cocinado medianamente seguido fue en Bélgica, donde teníamos una cocina compartida y por lo tanto aprendes a comer cosas de todo el mundo. Pero lo principal es hablar de las comidas típicas en cada país donde he vivido.

Lección número 13: Comida en Bélgica

Vamos a empezar con el país al que llegué. Obviamente uno recién desempacado quiere probar de todo, y con tantas delicias pues hay mucho de donde escoger. Lo más importante: Kebab! Resulta que el Kebab es una comida típica turca que consiste en carne (pollo o res porque no comen cerdo, son islamistas), toda la carne que puedan la meten en un palo así tipo pincho gigante y la ponen a dar vueltas en el asador (hagase de cuenta un pollo asado, pero es en lonchitas y todas bien pegaditas pa que parezca un pedazo de carne gigante). Luego cogen con una pela-papas gigante y empiezan a pelar la carne para que caigan pedacitos delgaditos asados en la pita (pan árabe) o durüm (otro pan árabe) con un montón de salsa (ojalá picante) y cuanta verdura te puedas imaginar. Eso es el kebab.

Uno tiene que aprender a comer kebab en todas partes, porque a donde sea que vaya en Europa es lo más barato y más "balanceado" que va a encontrar. El des-balance está en la porción extra de papas fritas, salsa extra y gaseosa que le agregas a tu super combo. Entonces con el paso de los días has comido tanto kebab que añoras un Madona (Mcdonalds dicho por un amigo proveniente de Murcia-España) o un Burger King. Bueno, si si, estoy exagerando pues, pero es que en serio uno se cansa del puto kebab!

Al parecer los belgas no tienen una comida típica muy arraigada, así que uno diga "uy me voy a comer una bandeja belga"...no. Ellos si tienen una cosa ahí que no me acuerdo cómo se llama pero lo puedo describir, es rico: son como papas al vapor con queso y adición de tocineta en una salsa parecida al bechamel. Eso es todo.

Miento, si que tienen otro plato super típico: las albóndigas con papas fritas. Unas bolas de carne tamaño XL, que nunca probé porque se veían demasiado asquerosas, con papas fritas a rebosar el plato y ya. Esa gente come realmente mal.

Los belgas se jactan de que las "papas a la francesa" deberían ser llamadas "papas a la belga" porque son ellos los que supuestamente las inventaron, y yo no puedo decir nada en contra de eso, pues la mejores papas fritas que he comido en mi vida las comí en Lieja y no he vuelto a probar tal delicia (fritas dos veces mmmmm rico....joder con razón me engordé).

Lo otro en lo que los belgas son inigualables es en preparación de wafles (o gofres, como quieran llamarlos). Pues si, en Lieja es tan rico el gofre que en cualquier parte del mundo encuentras "Gofre Liegois" (gofre liejeño). Es un gofre, como cualquier otro, pero al salir de la tostadora esa en la que los hacen le meten tres palitos de chocolate (así tipo violación al gofre) que se derriten en su interior y esa vaina sabe DE LOCOS. Miercoles, ahora todo toma sentido.

Bueno, de Bélgica básicamente eso. Nada del otro mundo, pero una cantidad de carbohidratos y azúcares que tu cuerpo simplemente no puede procesar y convierte en grasa. Grasa extra de como 10kg en 5 meses....qué horror.


Lección número 14: Comida en Francia

Ohlalà, la Nourritoure Française!!! .....

Bah!!! qué vamos a hablar maravillas de la comida francesa. Ay si, ay si, la mejor comida del mundo es la francesa y la italiana. A ver, mencioneme 5 platos franceses deliciosos...crepa con cualquier cosa, y ya, eso es todo. Ah y al final cómase un montón de quesos podridos y entre más verde esté el hongo de afuera, más les gusta. Con razón huelen a queso esos franceses!! foh!

Sin embargo tengo que decir que en Francia empecé a comer más sano. La primera razón es que en la universidad hay una cafetería que ofrece una vasta cantidad de opciones, además siempre con ensalada y postre, por un precio muchísimo menor a la cafetería de Lieja y para personas normales. 

En Francia aprendí también a No ir a restaurantes. Es muy fácil decir que la comida francesa es muy rica, pero además es tan cara que prefieres comerte un kebab. Punto. Un plato promedio no baja de 20 Euros, y si escoges el menú (el plato barato) te cuesta como 10 Euros y está compuesto de: un gallete (una crepa de sal), un crepe (una crepa de dulce) y una copa de vino o cidra. O sea, muerete de hambre pobretón.

Y si me lo vuelven a preguntar: no, gracias, no me gusta el queso francés y no sé distinguir entre uno y otro. Para mí todos son lo mismo y saben horrible...... Mentiras, si me gusta el queso camembert (que huele especialmente mal y es para untarle al pan o lo que sea), el queso parmesano y el cheddar.

Lección número 15: Comida en Alemania

Bueno finalmente llegamos a mi país actual. Y tengo que ser sincera, es acá donde he podido comer verdaderamente bien, sin exceso en los precios y de una manera saludable.

Uno lo único que piensa de la comida alemana es: salchicha (y kebab). Pues si, eso es básicamente la comida alemana. Ah y papa. Papa en todas sus presentaciones posibles: cocida, en puré, chorriada, frita, cocida de otra manera...papa, papa y papa.

Afortunadamente en la compañía donde hago la pasantía tengo derecho al almuerzo (gracias a Jahvé, o Aláh porque sino moriría de hambre jajaja) y siempre tengo un par de opciones: carnívora o vegetariana. Para sorpresa de todo el mundo, mi elección es en el 80% de las veces la comida vegetariana. Ahora como champiñones, brocoli, coliflor y pepinos, además de muchas otras verduras que nunca comía. Y me siento realmente sana, he bajado de peso y mi cuerpo ha mejorado bastante en el metabolismo.

Claro que como carne, los fines de semana no perdono. Acá hay muy buenos restaurantes, italianos, portugueses, españoles, latinos...lo que quieras encontrar está en Hamburgo. Me encanta esta ciudad y lo que tiene por ofrecer.

Así que llevo un récord insuperable de no comer Kebab! Bueno, bueno, tampoco tanto. Si lo he comido de vez en cuando, porque da pereza buscar qué comer, jeje.

No siendo más, me despido. Les quedo debiendo fotos. Pero en las próximas entradas seguro hay fotos explicativas de las colombianadas. Esperenla pronto!



14/9/15

Lecciones aprendidas en Europa, parte 6 (primavera, verano)

Estando en Nantes (Francia) hemos descubierto que en Europa se puede tener clima un poco más templado y agradable aunque sea invierno. De hecho la llegada de la primavera fue bastante pronto y los colores empezaban a decorar los jardines y bosques.

Lección número 12: primavera

La primera señal de que la primavera se acerca es que empieza a amanecer más temprano y anochecer más tarde, eso es un alivio, porque en invierno a las 4pm ya es de noche y uno tiene sueño en clase de 10am porque apenas si ha salido el sol. Teniendo más horas de sol al día el cuerpo tiene más energía, y eres más alegre, mi tiempo en Nantes fue bastante feliz, todo gracias al cambio de clima.

Otra señal de la primavera, es los olores a flores, los colores en las praderas y los pajaritos cantando. Qué felicidad escuchar vida de nuevo! También se ven animalitos en los campos, como conejitos, zorros, castores, patos, ardillas, etc. Es una sensación hermosa cuando empieza la primavera.

Pero algo que odio de la primavera y no lo soporto, me da fastidio, me molesta es: los bichos! A ver, hay bichitos divertidos, como las mariposas o las mariquitas, pero las avispas, mosquitos y todo lo que vuela y trata de atacarte es horrible! Uno ir en la bici todo feliz y tragarse medio kilo de bichos no es divertido! Una solución es usar gafas y mantener la boca bien cerradita, y luego cargar líquido para poder limpiar las gafas de toda la mier%% que le queda pegada después de chocar con tanto bicho.

un castor feliz nadando por ahí (o una nutria, no sé bien)


En general la primavera es genial, me gusta la temperatura, me gusta poder pasear en bici, hacer asados en los campos, o simplemente echarme en algún lugar a broncearme. Porque eso es típico en Europa, empieza a calentar un poquito y toda la gente se empelota por ahí al lado del río pa broncearse (llámese Sena en París, Rin en Colonia, o cualquier río en cualquier ciudad...la gente literal se empelota al lado para broncearse).

Lección número 13: verano

Con la temperatura y alegría llega el verano! no sé en qué momento pasó tan rápido, pero de repente era 21 de junio y estábamos de solsticio celebrando las fiestas de cambio de temporada, además terminando semestre y alistando para mudarnos a Hamburgo. Una sensación es el verano. Lástima que a mí me duró pocos días.

Mi primera sensación veraniega fue en un torneo de fútbol en Grenoble a 30° bajo sombra! juro por la virgen del carmen que me iba a derretir jugando en cancha sintética, y lo único que añoraba con todas mis fuerzas era un poquito de nieve de los Alpes que se veían al fondo.

lista pa jugar, al fondo los Alpes


Luego alcanzamos buenas temperaturas en Nantes y París, al punto que uno se cansa como de estar pegotudo. Pero el verano me duró hasta el 28 de junio que me mudé a Hamburgo. Acá no saben qué es eso. Bueno si, lo supimos dos fines de semana que subió la temperatura hasta 30° (hubo ola de calor y al sur de Europa alcanzó los 40°, afortunadamente yo ya estaba acá, sino moriría allá). En todo caso, ese fue mi verano. Un par de fines de semana en que me pude poner traje de baño para broncearme en el parque de la ciudad o la playa del río.

la playa del río Elba en Hamburgo (encuentre al niño desnudo)


Aunque mi segundo mini veranito fue en Praga, cuando fui a saltar en paracaídas, de ello hablaré en una nueva entrada. El resumen fue que tuvieron que cancelar la mayoría de los saltos debido a las altas temperaturas 39° (pero yo pude saltar).

Eso ha sido todo por hoy, nos vemos pronto!

17/8/15

Lecciones aprendidas en Europa, parte 5 (La compra)

Volviendo a contar mis interminables historias y colombianadas en Europa, llegamos a un tema que me ha traído muchísimas sonrisas: Hacer la compra.

Empecemos por lo primero, acá se habla castellano (yo no, yo solo me burlo de las expresiones y palabras que no entiendo, y a veces las uso también en mofa. Pronto una entrada solo para este tema) y los españoles no dicen "ya hiciste mercado?" o "ya hiciste las compras?" ellos dicen: Voy a hacer la compra. La compra, en singular, envuelve todo tipo de compras relacionadas con comida, víveres o elementos de la canasta familiar: es decir el mercado.

La compra en Europa es muy diferente a la compra en Colombia. En mi tierra normalmente el mercado se hace el fin de semana, ya que las personas descansan y tienen tiempo de salir y llenar el carro de víveres. En eso estamos más o menos iguales, acá la compra se hace el sábado (si es en supermercados) y el domingo si es en la venta dominical (o mercado de pulgas). Cabe aclarar que no se compra lo mismo sea el sábado o el domingo, pues el domingo es la típica minorista de parque donde vienen las personas a vender sobre todo carne, frutas, verduras y pescado. En todas las ciudades donde he tenido la oportunidad de vivir o visitar he visto que es igual: en el supermercado compras los productos elaborados y en el mercado callejero compras los productos naturales.

Ahora bien, es super importante en la feria de domingo encontrar todo tipo de cosas usadas: ropa, utensilios, zapatos, bicicletas, elementos deportivos, juegos de mesa, libros, etc. Mejor dicho, si quieres comprar pendejadas: ve a la feria de domingo.

En Lieja esta feria es una mezcolanza de ventas que uno no sabe por donde empieza y donde termina. No tiene las frutas a un lado y la carne al otro, no, eso es un verdulero al lado de una vendedora de chaquetas chinas. Son más o menos 2 kilómetros a lo largo del río en el centro de la ciudad, donde puedes encontrar cualquier cosa que necesites. Los precios, bueno algunas cosas son baratas, otras no tanto, por algunas pagas el extra de estar fresco, por otras simplemente ofreces y logras un buen descuento. Es la vida del domingo.

En Nantes en cambio esta feria se veía los martes pues era el día en que más pescado se vendía y estaba fresco. Como no vivíamos cerca del centro, nos quedaba difícil ir a la compra entre semana, por lo que nunca pudimos ver cómo era en esta ciudad.

En Alemania en cambio, esa si es pura y únicamente mercado de pulgas (algunas son ventas de calle con frutas y demás, pero más que todo es pulguero). Acá se ve de todo, puedes comprar hasta zapatos nuevos que los hijos de la señora nunca usaron por precios increíbles. O libros que parecen nuevos por tan solo 1 ó 2 EU. Ahí es donde de verdad vale la pena comprar pendejadas.

Pero vamos a lo importante: el mercado.

Lección número 10: las bolsas son caras, re-utilícelas. En Europa en la mayoría de tiendas y supermercados no hay ni empacadores ni bolsas. Acá cada uno tiene que hacerse de las suyas para empacar sus cosas en la maleta, los bolsillos o lleva las cosas en las manos. Cada bolsa cuesta en promedio 0.1 EU, que si vas sumando de compra en compra es un precio altísimo por un pedazo de plátisco, por lo tanto, una vez compras la bolsa de tu primera compra: úsala de nuevo hasta que se rompa.

Personalmente pienso que es una iniciativa muy buena, el plástico es basura y además es un material que se tarda mucho en regenerarse. Es mejor usar tantas veces como sea posible el pedazo de plástico que compras, o mejor aún: compra un carrito de compra.

Lección número 11: el carrito de la compra es indispensable. En mi primera visita a la feria de domingo en Lieja veía que vendían un tipo de carrito muy chistoso por todas partes, era como una mochila grande pegada de un par de barras de metal con unas ruedas de goma para arrastrarla. Al principio no entendía para qué era, pero después de comprar unos kilos de manzana, unos cuantos bananos, un par de litros de leche, cereal, carne, pan y muchas cosas más, meterlas en una bolsa y coger el famoso bus 48....bueno....mis bíceps han tenido un buen trabajo tanto cargando la bolsa como agarrándome de la varilla del bus para no caerme y desparramar toda la compra.

En todo caso, fue de vital importancia comprar el carro de la compra. Es que imagínense uno por ahí caminando con el paquete de papel higiénico en la mano, o el cereal, o la leche! qué pena! jajajajaa. Pues en realidad ya no me da pena, lo hago como todo el mundo y con la cabeza arriba jeje.

Ahora, en qué terminó mi carrito de compra? pues mi primer carrito de compra (el belga) tuvo un pequeño accidente debido a la belleza de bus 48. Lastimosamente no encuentro las fotos de lo que quedó del carrito...Bueno, resulta que después de una buena compra, con el carrito pesando unos buenos kilos más otras bolsas en las manos, el bus 48 llega a la parada de Sart Tilman y milagrosamente he sobrevivido. Al bajarme, junto a algunas otras personas, mi pesado carrito no soporta el salto del bus al asfalto y golpea contra el bus....hasta ahí llegó una de las ruedas de goma. Y ahora cómo pienso llegar a la residencia caminando por el poco amigable sendero con tantos kilos encima??? OMG alguien ayúdeme por favor!

Pues apareció un ángel (negro, muy muy negro y alto) que me ayudó cargando el carrito como si fuera una pluma, en una sola mano todo el camino hasta la residencia. Este ayudante negro que me conseguí sólo hablaba francés y yo medio lo balbuceaba, así que ahí nos entendimos: cómo te llamas, qué haces, de dónde eres. Fin de la conversación.

Ahora sin carrito de compra hasta que nos mudamos a Nantes porque no pensaba volver a pagar un peso por un carro tan chatarrudo! jamás de los jamases!

En Nantes, nuevamente tuve que comprar un carrito. Esta vez afortunadamente lo hice en IKEA (la típica tienda de cosas para el hogar tipo Homecenter, donde consigues hasta lo que no necesitas). Este carrito estaba mejor elaborado, excepto por la bolsa. La bolsa es una cosa ahí como de plástico (más bien como del material con que hacen los costales) y la amarras al carrito, así si se te rompe la bolsa simplemente compras otra (por tan solo 2 EU).

Yo iba feliz a mi compra en el Leclerc (como un Jumbo pero de precios baratos) y llené el carro, uff iba más contenta que un marrano estrenando lazo. Uno por lógica va acomodando la compra con las cosas más pesadas abajo, hasta lo delicado arriba, por lo que mis 6 litros de leche estaban en la parte de abajo y hacia arriba iban cereales, frutas, quesos, carnes etc.

Cuando fui a coger el bus, tenía que cruzar la vía del tram, y las rueditas de mi carrito son muy pequeñitas, pero de todos modos alcanzaba a pasar sin alzarlo. Como la bolsita esta va ahí medio amarrada del carrito y a veces llega a pesar muchísimo, igualmente se puede balancear un poco, al punto que roza el piso... no tengo que decir mucho más (ver foto), ustedes imagínense el caminito de leche que me persiguió hasta subirme al bus y mi cara de vergüenza todo el camino mientras la leche seguía regando su hilo y el bus con las curvas hacía su propio camino....trágame tierra. Y es que no era agua, cerveza, jugo, cocacola...no...era LECHE!!!


La bolsa de plástico la puse para medio disimular o aguantar un poco la regada de la leche, es que con todo encima me hubiera tocado en la mitad de la calle sacar el mercado para sacar la caja de leche rota, y luego volver a meter todo...no sé qué me habría dado más vergüenza! jajaja Es de destacar que ahí ya estaba esperando el bus, entonces no se ve bien la cantidad de leche que se regó antes de llegar a la parada.

A esa sobreviví, y también sobrevivió media caja de leche! weeeeeeepa!

En Alemania me toca diferente, porque acá casi no uso el carrito de compra. Como he comprado una bici digna de mí (una hermosa mtb), entonces la compra la debo hacer moderada y poner lo que pueda dentro de la mochila que cargo al trabajo, de modo que pueda siempre ir en bici.

Nueva escena a pintar: yo con una mochila que contiene 2 kg de manzana, 1kg de banano, 2 lt de leche, queso, cereal y mis cosas personales, yendo en bici a la casa, cargando además el paquete de 10 rollos de papel higiénico hacia casa, a la cual debo subir con bici al hombro y es un tercer piso (equivalente al cuarto piso en Colombia, pues acá el primer piso en realidad es el cero). Eso no hace parte de mis visitas semanales al gimnasio!

Así es la compra acá, sírvase usted mismo y empaque en lo que pueda!!!

27/7/15

Mi cumpleaños en Europa

Hoy, a pocas horas de cumplir mi primer cuarto de siglo en la tierra, mis primeras 25 vueltas al sol, mis primeras 25 primaveras, etc... no me siento nada feliz.

Y no es que no me sienta feliz de estar donde estoy y haciendo lo que estoy haciendo. Estoy en un lugar maravilloso, logrando triunfos que jamás hubiera imaginado posibles si no fuese por el apoyo incondicional de mis padres, esos a quienes no escogí (ni ellos a mí) y a quienes les debo mi vida entera.

Muchas veces he criticado a mi país por la situación política (y económica) en la que está sumergido, hundido, ahogado (precisamente por eso es que quisiera no tener que volver). Pero sinceramente eso no quiere decir que no amo el lugar donde he pasado digamos el 95% de mi vida.

Yo amo a mi país, amo a Colombia como nadie la puede amar, pero al mismo tiempo la odio. Y escucho a Pala (https://www.youtube.com/watch?v=VbaLY0kftAM) y es como si me leyera la mente. Odio a sus políticos. Odio la guerra (y no pienso seguir otros 50 años en ella). Odio la incertidumbre. Odio la inseguridad. Odio el miedo. Y todas esas cosas, no las extraño ni en lo más mínimo.

Pero extraño con toda mi alma a mi familia, mi hogar, mis amigos, mis mascotas, mis montañas, mi gente, mi sol, mi lluvia, mi calor. En alemán hay una palabra muy bonita que no tiene traducción a ningún otro idioma: HEIMAT, lo más cerca a traducirla es Hogar, Patria. Hoy siento un dolor de Heimat, de ese lugar que me vio crecer, de esas personas que me llenaron la vida con alegrías.

A veces me preguntan qué es lo que más extraño de mi país, y dependiendo del día mis respuestas pueden variar, por ejemplo:

Extraño almorzar en casa con mi mamá, cocinar con ella, ver tv con ella, jugar con ella y con Zeus, dormir con ella y con Zeus (mi gato).

Extraño salir con mis papás, ir a comer, a bailar, a tomar, a ver al verde. Extraño las conversaciones con mi papá, extraño montar bici con mi papá.

Extraño a mi concha del mar (mi abuela hermosa), con sus palabras de aliento cada día, con su grito levanta ejército, con su baile adorable, con sus besos, sus abrazos, sus sonrisas, su forma de cocinar, su todo. Es mi concha que al abrirla contiene un tesoro único: su amor. El amor de madre con que me crió ("no se haga voltear el mascadero!"), el amor de abuela con que me malcrió ("ya comió hija?").

Extraño a mi tía loca, que siempre me aconseja exactamente lo opuesto a lo que me dicen mis papás, la adoro. Me encanta hablar con ella, desahogarme, reírnos, hacernos cosquillas (más yo a ella pues).

Extraño a mis chinches (mis primitos), todos y cada uno, de todos aprendo, a todos enseño, mi impaciencia también llega a sus límites, pero los amo, su alegría, sus ganas de reír, de jugar, de cantar, de bailar.

Salir a comer con mis amigos, bailar, cantar, tocar en el grupo de la U, saltar, jugar volley, fúbol, montar bici...HEIMAT

Pero además de eso qué extrañas? me preguntan. Muchos extrañan la comida, el chocorramo, no sé, cosas así. Yo no. Yo extraño a mi familia y mis montañas. Solo con eso sería completamente feliz en este continente tan perfecto (e imperfecto), pero tan lleno de vacíos.

Y en unas horas, que es mi cumpleaños, desearía con todo mi corazón poder estar con ellos nuevamente, por un día, por una hora, por un minuto, decirles cuanto los amo, agradecer por todo lo que han hecho por mí, y simplemente abrazarlos. Abrazarlos hasta que nos fundamos en amor y todos los pedacitos que se me han roto en el pasado vuelvan a juntarse.

...Feliz cumpleaños a mí...

16/7/15

Lecciones aprendidas en Europa, parte 4 (COP vs EUR)

Dejando a un lado las estaciones, por ahora, llegamos a un tema fundamental: el dinero. Muchas veces me preguntaron (y yo también me lo preguntaba en ese momento): parce, mil euros si te alcanzan para vivir en Europa? Bueno, la respuesta es sencilla y contundente: SI.

El peso Colombiano (COP) está supremamente devaluado con respecto al Euro (EUR), sobre todo hoy en día, donde alcanza casi los 3000 COP el cambio de divisa, aunque cuando arrivé a estas tierras del viejo continente apenas alcanzaba los 2500 COP.

Lección número 7: no piense en COP!

Llegamos entonces a un continente donde todo parece exageradamente caro con respecto a los precios que estamos acostumbrados a ver en nuestro país. Las frutas sobre todo son las más costosas en la canasta familiar europea, eso es doloroso para una persona acostumbrada a coger frutas tropicales en los árboles de su propiedad. En todo caso, la primera lección aprendida casi inmediatamente después de llegar  Bélgica es que no debo pensar ni por asomo en pesos.

Eso es muy difícil, créanme, es que uno no para de comparar: un mango por 2 EUR! una piña 4 EUR!  un aguacate 3 EUR! qué locura!! dice uno. Y sí, es una locura si llevas toda tu vida comprando frutas y verduras deliciosas, por precios realmente irrisorios. Debemos entender también que Colombia es considerado uno de los países más baratos para vivir (eso claro, con un salario acorde), por lo que acá todo parece caro.



Lección número 8: acostúmbrese

El truco que tocó inventarse es simplemente pensar que 1 EUR corresponde a 1000 COP. Sí, yo sé que eso parece un chiste, pero cuando vives acá y quieres rendir el dinero, tienes que acostumbrar tu mente a los precios locales, y la mejor manera es engañarla.

Vamos a hacer un ejercicio: imaginemos que una persona en Colombia gana un millón de pesos, que en nuestro ejercicio va a corresponder a mil euros (lo que gano yo). Si esa persona en Colombia pudiese pagar un arriendo de 430 000 COP (incluido electricidad, agua, calefacción e internet), un subsidio de transporte de 35 000 COP al mes (que cubre todos los sistemas de transporte público masivo), y además se gasta 180 000 COP en mercado...chan chan chan! magia, dividido todo por mil, eso es lo que me gasto por mes en este país. Entonces, si lo vemos de ese modo, vivir en Europa es más barato que vivir en Colombia, porque difícilmente eso será lo que esa persona se gaste al mes para tener las comodidades mencionadas.

No en todas partes los precios son iguales, y eso es otra cosa que uno aprende. Los países norteños son especialmente más caros que al sur. Es decir, en España, Italia, Romania, Polonia (incluyámoslo porque sé que es barato), etc los precios de la comida y el arrendo son por mucho, más bajos que países como Bélgica, Francia o Alemania. Entonces con esos mil euros puedes hacer más cosas que las mencionadas.


Lección número 9: viaje mucho

Como se habrán dado cuenta, la conversión con el juego mental resulta bastante conveniente, y al mes me queda suficiente dinero para disfrutar de mejores comodidades como:

a. Rumba
b. Paseo
c. Lujos
d. Ahorrar
e. Todas las anteriores

Yo, como buena antojada, siempre me compro cualquier cosa en las tiendas de tecnología, o de ropa, o de zapatos...en fin. Por lo que debo reducir un poco las otras opciones. Sin embargo, aprendí que la mejor forma de disfrutar de este continente es viajar. Entonces ahora casi todo lo que me sobra me lo gasto en viajes y tal vez una que otra fiesta de vez en cuando. También ahorro bastante, para ser sincera.

Ahora si vale la pena cierto?

"Ay! pero es que el que gana en EUR gasta en EUR!" Dicho típico en nuestro país. Pues venga, haga el intento a ver si con el mínimo de acá no vive mejor que allá.

Es importante anotar que acá las condiciones económicas impuestas por el gobierno son radicalmente diferentes a las de nuestro país. Por ejemplo, los impuestos al salario pueden llegar a ser mayores al 50% en algunos países (Alemania, por mencionar alguno), sin embargo, uno lo paga porque el sistema (todavía) funciona. El sistema de salud pública funciona, la educación pública es gratuita, la jubilación es real, existe un subsidio por desempleo y además subsidio por engendrar hijos (sí, en algunos países es así).

Obviamente como en todas partes, acá también hay problemas, y muchos. Lo que pasa es que uno viene de un país con unas condiciones que casi siempre son mayores a las de acá, entonces uno acepta esos problemas.

En cuanto a la situación económica entonces uno dice: me quedo en Europa. Pero hay muchas otras lecciones que aprender, entonces es cuando se debe tomar la decisión. Ahora no, aún no es tiempo. Cada cosa cuando debe ocurrir.

5/7/15

Lecciones aprendidas en Europa, parte 3 (otoño, invierno)

Comienzo una nueva entrada, que para ser sincera me ha sido muy difícil de comenzar, porque por un lado puedo contar anécdotas una a una según fueron ocurriendo, o mejor lo divido por temas y hablar más genérico, mencionando las anécdotas según me vaya acordando. He decido hacerlo de la segunda manera, porque tal vez con el paso del tiempo puedo recordar aventuras que no haya registrado y las puedo escribir en una entrada por temas.

Hoy quiero hablar del clima. En Colombia siempre es normal preguntar ¿y cómo está el clima? pues allá tenemos "invierno o verano", o mejor dicho: lluvia y sol. El primer choque que encuentras al salir del cómodo ecuador es que las variaciones climáticas son extremas.

Como llegué a Europa (Lieja-Bélgica) a finales de agosto, prácticamente septiembre, el verano estaba oficialmente acabado, estábamos en otoño y las temperaturas eran deliciosas (un poco más bajas que en Medellín tal vez). Yo estaba feliz usando mis vestidos y suéteres ligeros, pero había un problema fundamental: al norte de Europa rara vez hay grandes montañas, por lo tanto los vientos son fortísimos y helados, especialmente antes y después del invierno (y durante también jajajaja).

Durante mis primeros días en la pequeña ciudad de Lieja, aproveché las promociones de otoño para comprarme algunos suéteres y ropa un poco más abrigada para cuando llegara el momento doloroso de usarla. Resulta que en esa ciudad todos los domingos hacen una venta callejera al lado del río (lo que conocemos como mercado de pulgas). Creo que es más de un kilómetro con tiendas de gente vendiendo cuanta cosa ya no usa, sea ropa, zapatos, chaquetas, bolsos o accesorios, a precios supremamente bajos comparados con tiendas de marca. Lo bueno es que allí también se puede encontrar la venta de frutas y verduras, carne, quesos y hasta animales vivos! (entre muchas otras cosas).

Lección número 4: en mi primera compra de domingo descubrí el mejor invento del mundo: El carrito de la Compra.

Sobre este tema hablaré más adelante porque se merece una entrada para describirlo. En el mercadillo me compré el carro para la compra, que es lo más cómodo cuando quieres transportar todo lo que compras de mercado o de lo que sea en los ya mencionados buses amarillos del TEC (sistema de transporte de la ciudad).


Ese día también aproveché y me compré varios juegos de media velada (o media pantalón), de esas gruesas porque pensé "se acerca el invierno". Y efectivamente, de un momento a otro empieza a caer un aguacero de esos que lo hacen resguardarse a uno en la primera puerta que vea (bueno, nunca ningún aguacero superará los aguaceros caribeños de Medellín!).

Lección número 5: otoño

Sí, el otoño es lindo, todo se torna de un rojo espectacular, y las hojas forman esos tapetes mágicos que ves en pelis y quisieras imitar lo que siempre hacen: recoger las hojas y formar una cama para saltar! mmmm No! En Lieja la nube hace parte del ecosistema natural de la ciudad, por lo tanto llueve más o menos una vez al día por lo menos! (exagerando pues, a veces no llueve). Todas esas hermosas hojas rojas y amarillas que inundan las calles se empiezan a convertir en un pasaje de barro y agua estancada. Otra compra obligada en este momento: zapatos o botas impermeables (o en inglés watertight).



Así con sus ires y venires, anocheciendo a las 9 pm, pasando delicioso con los nuevos amigos de la residencia (kitchenmeetings lo llamábamos, pues cada noche comíamos un grupo bastante numeroso en una sola cocina para contar nuestras experiencias del día o hablar m...erda como de costumbre).

La temperatura empieza a bajar, y luego de una media de 15 ó 20 grados al día, te vas acostumbrando a 5 o 10 a medida que pasan los días. De igual manera la noche se hace más larga y el día más corto. Salíamos de clase y ya apenas teníamos un par de horas de luz, además de la lluvia y el frío del viento que cada vez se congelaba más.

Lección número 6: invierno

Y sí, así llega el invierno, uno no se da ni cuenta, cuando ya está usando guantes, bufanda, gorro, suéter por debajo de una chaqueta más grande que uno y media pantalón por debajo...es que si uno no hace eso, en serio se congela, literal. Aunque bueno, debo admitir que el invierno acá no es tan fuerte como en América, pues los vientos allá fluyen en la dirección contraria entonces las temperaturas son muchísimo más bajas. De todos modos yo ya me había olvidado de la sensación de un invierno, así que cualquier cosa por debajo de 5 grados es horrible.



Y es que además de frío, que ni sientes los deditos de los pies ni la punta de la nariz (y eso que la mía es pequeñita), imagínense a las 4 de la tarde ya a oscuras, eso me mataba de tristeza. Uno salir de clase con la emoción de hacer algo divertido pero ya era de noche y Sart Tilman queda en la literal P.M de la ciudad. SAD (seasonal affective disorder) a la vista!

Entonces la tristeza (y el frío) uno lo tiene que pasar de alguna manera: calefactores en las habitaciones y chocolate caliente. El invierno es además la época en la que más se duerme. como amanece tan tarde (9 am más o menos, y eso que cambian la hora), madrugar es una tortura. Al principio yo era feliz levantándome a las 6am más o menos para ir a trotar, luego se hacía cada vez más difícil salir de la cama, hasta que finalmente dejé de hacerlo, y sólo madrugaba cuando era realmente obligatorio.

Luego de uno estar con el frío hasta en las orejas, cansado del barro que deja la lluvia y la exigencia del master, empieza a nevar. Qué linda es la nieve. Nunca quiero dejar de pensar que la primera nevada del invierno es hermosa, ojalá fuera solo una.  Uno se goza mucho esa primera y tal vez también segunda nevada. Que hagamos un muñeco, que corramos en la nieve, que hagamos guerra de bolas de nieve, que esto, que lo otro...hasta que se empieza a derreitr. Eso sí que es asqueroso!

Pero afortunadamente no dura para toda la vida y llega la primavera! ....

.................continuará.............


5/6/15

Lecciones aprendidas en Europa, parte 2 (la gente)

Debo admitir que en este punto de la historia me es muy difícil ordenar las ideas para contar las experiencias, porque el tiempo ha pasado y no las he registrado debidamente, por lo que mi cabeza es un poco desordenada y a veces se me confunden las fechas o acontecimientos, he tenido que recurrir a mi galería de fotos y tratar de ordenar lo mejor posible las anécdotas para contar las chocoaventuras colombianas en Europa.

Siguiendo con la historia, dónde me quedé? ah si: llegamos a Sart Tilman, el lugar más recóndito de Lieja para acomodar a los estudiantes de intercambio, venga, acaso la universidad no podía ubicarse en el centro? (al menos la facultad de ingenierías, así como la de negocios). No, estos belgas tenían que ubicarnos a los ingenieros bien lejos pa que no tuviéramos como entretenernos, pero adivinen qué! existe el bus 48!!! yupi! (mmmm).

Bueno, para explicarlo mejor, Sart Tilman es un barrio que queda en la montaña, a 6 km del centro de Lieja, comunicado únicamente por el bus 48, desde las 6am hasta las 11 40 pm, todos los días, incluidos domingos. Abajo en el mapa puedo explicarlo mejor, esa es la ruta que sigue el bus 48 (o deberé llamarlo montaña rusa?),


Chemin du Tréfle es la calle donde está ubicada la residencia, como ven en el mapa, todo a su alrededor es verde, solo hay bosque y bosque. Ah y la universidad, suficiente para estudiar o qué? Habría sido genial vivir en el centro, pero para madrugar a estudiar estuvo bastante tranquilo allí porque el bus 48 es una odisea en las mañanas, cuando todos los estudiantes quieren subir a clase y mejor dicho, si alcanzas a cogerlo (si para) te toca hacer trabajo de bíceps durante todo el viaje. No, gracias.

Siguiendo el orden de ideas, en los siguientes días después de mi aterrizaje en el campus, fueron llegando los demás estudiantes a nuestro multi-cultural grupo, y cada uno con sus particularidades que quisiera describir una a una (y espero que no lean esto para que no se vayan a ofender jajaja).

Lección número 3: conoce a la gente y no hagas prejuicios (ni buenos ni malos).

Antes que yo, ya había llegado un turco, un brasileño y una chica de Myanmar (cuál es el gentilicio de ese país?), en todo caso, los tres son supremamente diferentes: el brasileño, no pronuncia la R como nosotros, y su nivel de inglés es inferior a su francés, por lo que todo hay que explicárselo para que vaya mejorando el nivel, su problema: es muy confianzudo y a veces sus bromas chocan bastante, sin embargo es una gran persona. 

El turco, ese sí que es aún más confianzudo, inicialmente me caía muy bien porque nos ayudaba a todos con los procesos de inscripción en la universidad y a conocer la ciudad, pero se tomó la atribución bastante personal y luego de unos días cuando lo escogimos como "representante" (si, esa tarea que nadie quiere hacer, de estar detrás de los profesores y asistiendo a reuniones) ha comenzado a auto-proclamarse el rey y nosotros sus esclavos. Pues bueno, hasta ahí dejaste de caerme bien tonto.

La chica oriental (Birmana es el gentilicio) es la más joven del grupo, un amor de persona, con un alma limpia y pura (o eso pensábamos todos). Su nivel de inglés: inentendible. Ha sido y es aún un gran apoyo en mi estadía en Europa, he aprendido muchas cosas de ella (como qué no hacer en algunas situaciones) y sigo sintiendo un aprecio profundo por ella.

No recuerdo bien el orden de llegada de los estudiantes, pero puedo describir a los más influyentes en mi paso por estos países.

El venezolano es un moreno sexy de esos que dirías "aguanta", pero con el tiempo empecé a descubrir que su personalidad es tan parecida a la mía que no lo puedo soportar, al describirlo siento que me describo a mí misma: es como yo, charlamos de vez en cuando pero no somos los mejores amigos, nos llevamos muy bien que es lo importante.

El ruso es todo lo contrario a lo que nosotros nos imaginamos como ruso, es decir, no es alto, ni musculoso, ni barbado, ni rubio, bueno es bonito. Es bajito, flaco, lampiño, blanco, ojos un poco achinados y la verdad no es de mi gusto. Además, desde el primer día que lo conocimos todos pensamos que es como amanerado. Es que hay que verlo para poder entender mi comentario, su forma de vestir, de caminar y de hablar son tan únicos, tan suyos, que cada uno saca sus conclusiones. Además su novia es una rusa espectacular. Yo creo que es la prima. Con el tiempo me di cuenta que es una gran persona y tiene un corazón enorme.

En total tenemos 4 indios en el grupo (ojo: no confundir hindú con indio, de eso hablaré más adelante). Resulta que vienen de regiones diferentes y por increíble que parezca, hablan lenguas diferentes. Está el alto y fortachón, el bajito y barrigón, el genio delgado y el guapo alto. A resaltar, el bajito y el delgado cocinan delicioso, un poco picante claro, pero la cocina india es deliciosa.

Hay otros tres turcos, de los cuales hay uno que me parece de las personas más bonitas que he conocido. Es el típico chico inteligente dispuesto a ayudarte cuando no entiendes y que también disfruta de la fiesta y una cerveza de vez en cuando. Los otros dos, pues tienen nombres muy parecidos y siempre los confundo.

Un vietnamita, otra alma de Dios! pobresito, siempre es víctima de bromas por sus actitudes de niño y sus reacciones tardías a los comentarios o chistes. Su palabra favorita "becor" (en lugar de because), pero finalmente hemos logrado corregirlo después de varios meses.

También hay un chino, que en principio no sabíamos cómo pudo llegar a Bélgica por su propia cuenta con su mínimo inglés. Pero bueno, es un genio (como todo chino). Un indonesio, muy buena persona, amante del fútbol. Otra brasileña, quien por cierto he descubierto últimamente que me odia básicamente desde el primer día que nos conocimos y yo no sé por qué. Otro brasileño que me llama por mi apellido, ya que me hice famosa en el grupo por jugar bien al fútbol (siendo chica). 

El argentino boludo es el payaso del grupo, sus bromas siempre nos llenan de risas y alegrías aunque estemos llenos de estrés. El italiano, que a pesar de ser uno de los más viejos del grupo, es un niño haciendo un máster, típico que esconde maletines, o hace bromas pesadas. Un francés de pocas palabras. Y otros cuantos que no mencionaré mucho en mis historias.

Hay tres españoles, dos de los cuales son del sur del país, es decir su acento es imposible de entender! (ni en inglés ni en español). Y el otro español es Álvaro, de los pocos que mencionaré por su nombre, porque es parte fundamental de la historia que empiezo a vivir. A él lo conocí unos meses antes de emprender el viaje, a través del care libro (facebook), y manteníamos algunas conversaciones virtuales, así que cuando llegamos a Bélgica, ya nos conocíamos un poco. Y finalmente está el otro colombiano, con el que viajé desde Bogotá. Es alegre, respetuoso, tal vez un poco tímido y muy inteligente (aunque a veces no lo parezca).

Con el tiempo he aprendido a conocer a todas estas personas y a darme cuenta que la primera impresión si bien es muy importante, no es fundamental, pues he cambiado mi posición frente a algunos de bien a mal o viceversa, y ahora mi círculo de amigos es diferente al círculo inicial. E incluso mis personas favoritas son algunas a las que tendré que decir adiós en unos días.